fbpx
Lunes, 04 11 2019
(Tiempo estimado: 6 - 12 minutos)
Voto a voto

Astori: «Hay que hablarle a toda la sociedad»

Junto a otros referentes históricos, el ministro de Economía anunció que se mete de lleno a partir de hoy en la campaña electoral; el FA priorizará el «voto a voto» y llevará el mensaje a «quienes invierten, innovan, arriesgan y crean empleo».

Los resultados de octubre estuvieron por debajo de lo que esperábamos. Y eso ahora nos obliga no solo a corregir errores cometidos, sino a hacer un trabajo distinto.

Entrevista con La República, 04/11/2019
El Frente Amplio (FA) empleará para esta segunda vuelta una modalidad distinta a la de los actos de masas para pelear con «propuestas y argumentos» el voto extrapartidario y captar a aquellos votantes que aún no se inclinan por uno u otro candidato. En entrevista con La República, el ministro de Economía Danilo Astori adelantó que el FA priorizará en esta etapa el «voto a voto» con la gente y agregó que los resultados georreferenciados de la primera vuelta permiten hacer un trabajo «más fino, de intercambio, de llegada, con las fuerzas sociales, a través de sus colectivos representativos».

En ese sentido, planteó que el FA debe «hablarle a toda la sociedad» sin descuidar a los sectores humildes «que son nuestros desvelos prioritarios» y llevar el mensaje «a quienes invierten, quienes innovan, quienes arriesgan y quienes crean empleo para sus compatriotas» como, por ejemplo, a las gremiales empresariales en su conjunto. «Hay que trabajar mucho y hay que llevar nuestro mensaje a la gente y al mismo tiempo escucharla acerca de los errores que podamos haber cometido», afirmó.

Astori anunció para esta semana un despliegue «masivo» del FA por todo el país, que incluye a la fórmula presidencial, a los dirigentes del FA y también referentes históricos, en particular, en aquellos lugares donde el FA no votó bien. «El interior en su conjunto es el talón de Aquiles del Frente Amplio», afirmó. Por otra parte, consideró que «nunca hay pasaje automático» del voto de un partido a otro «ni un comportamiento de manada» y que por más que Lacalle Pou anuncie que tiene mayoría parlamentaria eso no implica «que los votantes se pasen automáticamente a Lacalle porque sus jefes dijeron que iban a votarlo».

Además, tener mayoría parlamentaria «no asegura absolutamente nada en cuanto al desarrollo y la calidad de un gobierno futuro» y agregó que «la historia demuestra que aún en esas condiciones, esas coaliciones entre los partidos fundacionales, a los que ahora se agrega Cabildo Abierto no tuvieron resultados duraderos y positivos para el país». Sobre si espera que votantes de otros partidos acompañen al FA en esta segunda vuelta, como ocurrió en 2009 y 2014, dijo que el FA trabaja «entre otras cosas, para que no haya un comportamiento automático» de los electores.

Calificó como «muy peculiar» la integración de Cabildo Abierto porque su candidato «adelanta que va a votar por el candidato Lacalle Pou, pero no se pronuncia sobre una coalición de gobierno». «Manini dice: yo voto a Lacalle, pero sobre coalición no me pronuncio en este momento. Y mucho menos habla de temas a plantear», afirmó. Afirmó que el FA tiene una «ventaja» sobre la oposición y es que «tenemos 15 años de trayectoria, de experiencia y podemos mostrar todo lo que hicimos, también podemos aludir a los errores cometidos y a la necesidad de corregirlos».

En cambio, la oposición «por más que en las reuniones de las últimas horas estén presentando el apoyo en segunda vuelta para el candidato Lacalle Pou, de ninguna manera, incluso recorriendo la historia del país, pueden asegurar que una coalición de gobierno de ese tipo, en caso de triunfar, va a poder gobernar sin problemas».

Para el FA, se trató de una elección muy competitiva. ¿Cómo analiza usted la primera vuelta y la perspectiva de la segunda?

Sin duda que fue la más competitiva de las que enfrentó el Frente Amplio desde que gobierna. Y naturalmente nos preparamos o nos intentamos preparar para eso con un despliegue de militancia, que lamentablemente empezó, para mi gusto, un poco tarde. Y empezó un poco tarde porque dedicamos mucho tiempo a buscar acuerdos, alianzas, que tuvieran en cuenta o partieran de la excesiva fragmentación. Me parece que nunca, desde que existió el Frente Amplio en 1971 y en particular nunca desde que estamos en el gobierno, habíamos tenido esa fragmentación tan grande.

Al punto tal de que el número de listas que presentó el Frente Amplio en todo el país, por ejemplo, con referencia a las candidaturas en Diputados, llegó a un volumen inverosímil, de alrededor de 500 listas, superando la suma de las presentaciones que hicieron los partidos fundacionales por ejemplo. Eso llevó a buscar alianzas, a tratar de compensar por la vía de esos acuerdos la excesiva fragmentación. Y eso duró mucho tiempo. Eso significó restarle energías y despliegue militante al contacto con la gente, que es el que realmente importa.

Y sobre la campaña en sí misma, ¿qué diría?

Cuando empezó a movilizarse realmente la militancia en el último mes, todos sentimos que había una mejora en las posibilidades electorales del Frente Amplio y que estábamos por fin haciendo lo que había que hacer. Y me parece que en términos generales se fue instalando una idea que superaba lo que realmente obtuvimos en la realidad. En lo que me es personal, y me parece que es una situación bastante común, esperaba una suerte de ubicación en torno a un 42%, e incluso con posibilidades de llegar a un 43% en la primera vuelta. Entonces, lo que tengo que decir ahora, en este razonamiento, es que los resultados estuvieron por debajo de lo que esperábamos. Y eso ahora nos obliga no solo a corregir errores cometidos, sino a hacer un trabajo distinto.

¿Cómo se para el FA para esta segunda vuelta?

Creo que hay que mirar con mucho cuidado todo el interior, porque fue ahí donde el Frente Amplio votó peor. Pero dentro del interior, hay algunas zonas como el Noroeste o Noreste del país, que realmente arrojaron resultados preocupantes para el Frente. Y mis primeras reacciones son esas. Hay que trabajar mucho y hay que llevar nuestro mensaje a la gente y al mismo tiempo escucharla acerca de los errores que podamos haber cometido.

Se han anunciado variantes estratégicas desde el comando de campaña, como la incorporación de Yamandú Orsi

Parece que hay una suerte de mejor coordinación, entre quienes por un lado desde el Frente Amplio y por otro lado desde el propio candidato, Daniel Martínez, estaban sugiriendo al candidato las orientaciones, los ejes de la campaña, el tipo de actividades a realizar. Creo que hemos dado un paso en el que ahora hay una coordinación mayor, y por lo tanto cuando hay una coordinación mayor y se eliminan posibles fuentes de contradicción, hay que saludar como positivo el proceso. Y me parece que es lo que está pasando ahora.

Se menciona que usted y el expresidente Mujica pasen a cumplir un rol muy activo en esta campaña

No solo Mujica y yo. También otros referentes históricos y más apegados a la renovación actual. De modo que quienes por alguna razón han sido testimonios de militancia en el Frente Amplio, podamos todos juntos estar remando a favor de un triunfo del Frente Amplio en la segunda vuelta. Y al mismo tiempo, desde ese punto de vista, ayudando al candidato. Pero lo que me interesa decir es que la idea que nos han transmitido es que hay que hacer una especie de salida y recorrida masiva, de referentes históricos, de modo de poder llegar a la gente con argumentos, con propuestas.

Y, al mismo tiempo, con razonamientos acerca de las dos visiones de país que están en pugna. Nosotros tenemos un programa y en ese programa hay un rumbo, hay una orientación. Así como en el de la oposición también lo hay. Entonces tenemos que poner el acento en cuál es ese rumbo, cuál es esa orientación. Con una ventaja importante sobre la oposición, me refiero en cuanto a la llegada a la gente. La ventaja es que nosotros tenemos 15 años de trayectoria, de experiencia y podemos mostrar todo lo que hicimos, también podemos aludir a los errores cometidos y a la necesidad de corregirlos.

Y la oposición, por más que en las reuniones de las últimas horas estén presentando el apoyo en segunda vuelta para el candidato Lacalle Pou, de ninguna manera, incluso recorriendo la historia del país, pueden asegurar que una coalición de gobierno de ese tipo, en caso de triunfar, va a poder gobernar sin problemas.

Lacalle Pou ha anunciado que posee la mayoría parlamentaria

Sí, pero eso no asegura absolutamente nada en cuanto al desarrollo y la calidad de un gobierno futuro, no lo asegura. Es más, la historia demuestra que aún en esas condiciones, esas coaliciones entre los partidos fundacionales, a los que ahora se agrega Cabildo Abierto, no tuvieron resultados duraderos y positivos para el país. E incluso, esta asociación de Cabildo Abierto es muy peculiar, y no es igual a las otras…

¿Por qué?

Porque Cabildo Abierto adelanta que va a votar por el candidato Lacalle Pou, pero que no se pronuncia sobre una coalición de gobierno. ¿Me explico? Los otros partidos, sobre todo el Partido Colorado, y el Partido Independiente, aparecen más comprometidos con la coalición. Incluso haciendo propuestas programáticas concretas. Manini dice: yo voto a Lacalle, pero sobre coalición no me pronuncio en este momento.

Y mucho menos habla de temas a plantear. Lo que reina es la incertidumbre para el caso de que ganara la oposición. En cambio en el caso del Frente Amplio se podrá discrepar, se podrá estar de acuerdo, hay un programa, un programa claro que se le ofrece a la ciudadanía y que es aquel que tiene que brindar el material sobre cuya base nosotros tenemos que ir a escuchar a la gente, a hablar con la gente.

¿De qué forma se producirá ese contacto con la gente?

De una manera distinta a la modalidad del acto masivo, el acto de masas, que fue el camino preferido en los últimos tiempos de la primera vuelta. Ahora hay que buscar otro tipo de llegada con propuestas y argumentos. Vamos a tener que vincularnos con colectivos especiales representativos de la sociedad y hablarle a toda la sociedad. Nosotros tenemos que hablarle por supuesto a los que son nuestros desvelos prioritarios, que son los humildes, la gente que está más necesitada, aquella que la está pasando mal incluso, pero además, tenemos que dirigirnos a los sectores medios de la sociedad.

Esos que más allá de su nivel de ingresos, han asumido el papel de factores de regulación y equilibrio de la sociedad y por eso son sectores medios. En una sociedad como la uruguaya, que es una sociedad en términos generales, estable, donde ha habido una convivencia democrática y republicana importante, más allá de épocas duras que también vivimos en el pasado. Y ahí los sectores medios jugaron un papel fundamental. Y tenemos que reunirnos con quienes invierten, quienes innovan, quienes arriesgan, quienes crean empleo para sus compatriotas.

Y estoy pensando en agrupaciones empresariales, por ejemplo. La modalidad del acto de masas no es el camino que deberíamos seguir ahora. Y es consciente de ese trabajo más fino, más orientado, más selectivo, que tenemos que hacer. Incluso con una ventaja, que es la ventaja de saber los resultados georreferenciados, incluso, que hemos obtenido en la primera vuelta. Por eso yo hablaba hoy de seleccionar aquellos lugares del país, aquellos territorios, y puse ejemplos, donde habíamos tenido un peor resultado.

Entonces hay que hacer un trabajo más selectivo, más fino, más de intercambio, de llegada, con las fuerzas sociales, a través de sus colectivos representativos. Voy a poner un ejemplo, hay que abarcar todo el posible el espectro de fuerzas sociales del país, vuelvo a repetir, sectores humildes, sectores medios, y sectores empresariales y de los que invierten. Por ejemplo, yo voy a salir al interior, ya empiezo esta semana a salir al interior.

Y en el interior va a haber representantes empresariales seguramente de diferentes sectores, entre ellos el agropecuario, sin duda. Pero mis compañeros también harán lo mismo. Por supuesto navegaremos en Montevideo, ni que hablar. Ahora, el Frente Amplio tuvo un importante talón de Aquiles en el interior.

«NO SUBESTIMAR RESULTADO DEL PLEBISCITO»

¿Qué lectura hace de la votación del plebiscito?

Es un error que la izquierda subestime la lectura del resultado del plebiscito del domingo. Porque si bien los frenteamplistas no queríamos que eso progresara, tampoco podemos ser tan torpes políticamente de no saber leer que muy cerca de la mitad de la población aprobó esta propuesta y que eso tiene un significado, que interpreta que la seguridad es un problema importante. Y que tal como están las cosas planteadas ahora, tenemos que pensar en nuevas formas de construcción de convivencia que enfrenten los resultados de la seguridad, que no son buenos para la población.

«AL SERVICIO DEL URUGUAY»

En lo personal, usted asumirá en el Senado…

Sí.

En caso que el Frente gane, ¿aceptaría asumir un cargo en el futuro gabinete si le ofrecieran seguir al frente de Economía, por ejemplo?

Yo estoy al servicio del Uruguay en primer lugar, al servicio del Frente en segundo lugar y recién al final viene lo sectorial y lo personal. Veremos lo que ocurre primero. Estoy dispuesto a trabajar intensamente para lograr el triunfo en la elección. Si se logra el triunfo en la elección, habrá que escuchar al candidato. Y el candidato ya convertido en presidente designará su elenco de colaboradores. Y ahí veremos. Por ahora no puedo decir otra cosa. No hemos hablado de nada, ni de ese destino, ni de ningún otro con Daniel.

«NO HAY UN COMPORTAMIENTO DE MANADA»

¿Cabe la posibilidad de que se repita lo que pasó en segunda vuelta en 2009 y 2014?

Nunca hay pasaje automático de votantes. Vamos a votar a fulano y todo el mundo va y vota a fulano. No hay un comportamiento de manada, digamos, desde ese punto de vista. De un partido a otro nunca es automático. No es que Lacalle anuncie tenemos tantos Senadores y tenemos tantos Diputados, y todos los que votaron a Partido Colorado y al Partido Cabildo Abierto se pasen automáticamente a Lacalle, porque sus jefes dijeron que iban a votar a Lacalle.

¿Podría repetirse lo que pasó en las dos anteriores segundas vueltas?

Bueno, estamos trabajando entre otras cosas, para que no haya un comportamiento automático como el que yo digo. Y es a esa gente a la que hay que llegarle.