Miércoles, 12 06 2019
(Tiempo estimado: 2 - 4 minutos)
Por Alfredo Asti

Los derechos se defienden

Defendemos las políticas laborales y sociales que han puesto a Uruguay en los primeros lugares de América Latina en la defensa de los derechos laborales.

Asti Ctro
Diputado Alfredo Asti, AU 2121

Según lo informado desde Ginebra por el Ministro de Trabajo y la representación del PIT CNT, durante el desarrollo de la Conferencia de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el caso de Uruguay fue incluido en una lista de una veintena de países, los que serán sometidos a estudio esta semana por la Organización.

A esa situación se llega por denuncia de la delegación empresarial uruguaya con apoyo de la Unión Internacional Empresarial.

Esa inclusión, nos iguala a países como Libia e Irak con procesos de guerra civil, a Honduras con cientos de muertes de dirigentes gremiales, a Brasil que acaba de suprimir el Ministerio de Trabajo, etc., y otros lugares en donde precisamente no rigen normas laborales y de negociación colectiva como en Uruguay.

La denuncia se basa en la solicitud de que se revise la Ley de Negociación Colectiva que tiene en Uruguay larga tradición de 76 años y que solamente fuera suprimida durante la dictadura y en la década del 90, reinstalándose a partir del año 2005 con el primer gobierno del Frente Amplio.

Esa misma negociación colectiva ha tenido acuerdos entre obreros y patronos, superior al 90% y cuando ha exigido la intervención del Estado la misma se ha dividido en partes similares en apoyo de uno u otro sector.

En esta última ronda de acuerdos, la más grande de la historia de nuestro país, hubo 229 convenios firmados y solamente quedan 2 por resolver.

“Nuestro sistema de negociación colectiva, es un escudo, una defensa para los trabajadores de todas partes de nuestro país, incluso de las zonas más alejadas, de los más débiles, los menos sindicalizados, y ha logrado la mejora de los salarios reales y por consiguiente de las pasividades.”

Uruguay permanentemente ha sido destacado por la OIT por su alto cumplimiento de los convenios internacionales firmados en su ámbito. Resulta difícil aceptar que se exponga al país a quedar incluido en una lista negra de incumplidores de derechos laborales que no distingue por categorías o por la gravedad de los problemas.

Así, Uruguay integra la lista junto a países observados por trabajo infantil y graves violaciones a libertades sindicales, con sindicalistas asesinados.

Obviamente no sabemos si esta posición es representativa de las más de las 200.000 empresas en actividad en el país, ya que la misma expone al país a dificultades en el momento de atraer inversiones tanto locales como extranjeras. De este modo se arriesga la continuidad del crecimiento sostenido del país.

Las Cámaras Empresariales han logrado su objetivo de cuestionar a Uruguay y sus políticas de derechos laborales a nivel internacional.

Esta operación se vincula también a recientes propuestas planteadas desde el sector empresarial en relación a la reducción indiscriminada de funcionarios públicos, cambios impositivos, tipo de cambio más alto y salarios más bajos, reclamados para mejorar la competitividad, y muy alineados a posiciones de partidos políticos de la oposición.

Desde el 2015 al 2018 el gobierno ha hecho varias propuestas que contemplen las observaciones de las Cámaras Empresariales, de la OIT, y de la organización sindical de trabajadores, PIT CNT.

Asimismo, estas propuestas contemplaban además de modificaciones al funcionamiento de la negociación colectiva, el polémico tema de las ocupaciones; las que fueron rechazadas por el sector empresarial, impidiendo los avances en esta problemática.

El próximo viernes el tema será tratado por OIT y desde aquí apoyamos a nuestro Gobierno a defender los intereses del país, manteniendo las tradicionales posiciones de cumplimiento de los convenios internacionales y la negociación colectiva como base de las relaciones laborales.

Compartimos plenamente lo expresado por el Ministro Murro desde la sede de Uruguay en Ginebra: “Esto es una oportunidad para defender las políticas laborales y sociales que han puesto a Uruguay en los primeros lugares de América Latina en protección social, negociación colectiva, libertad de asociación para los trabajadores y empresarios, en libertad de expresión, en transparencia, en democracia, en seguridad jurídica, este es el Uruguay que está siendo atacado.”

Confiamos en que una vez que nuestro país explique la situación, inmediatamente será excluido de esa lista en la cual nunca debió ingresar y que siga formando parte de la lista de países más reconocidos internacionalmente por el respeto de los derechos laborales.

Intervención en la Media Hora Previa de la Cámara de Diputados del 11 de junio de 2019.