Usted está aquí:Entrevistas y Columnas/EMPRESAS PÚBLICAS. A 25 años del histórico referéndum

El TLC con Chile, porque sí

Este Acuerdo se encuentra amparado en las Bases Programáticas para el gobierno del FA respaldadas por la mayoría de la ciudadanía Este Acuerdo se encuentra amparado en las Bases Programáticas para el gobierno del FA respaldadas por la mayoría de la ciudadanía @sebahagobian

POR SEBASTIAN HAGOBIAN LÓPEZ


Durante los gobiernos del Frente Amplio (FA), el Uruguay ha logrado avances extraordinarios en materia de ampliación y diversificación de mercados internacionales. Cuando asumió el gobierno nacional en el año 2005, Uruguay contaba con solo 60 mercados; hoy hemos logrando, a lo largo de las diferentes administraciones del FA, aumentar el acceso a más de 160 mercados, superando la extrema dependencia de los países vecinos.
En la actualidad, a la hora de hablar de acuerdos comerciales con Chile, es necesario señalar que ya tenemos casi el total de los bienes liberalizados con el país andino y que este tratado de libre comercio (TLC) se elabora sobre las bases, y en forma complementaria, del Acuerdo de Complementación Económica Nº35 Mercosur-Chile (ACE 35). Básicamente, profundiza todas aquellas áreas que el Acuerdo de Mercosur no trató porque el bloque no tiene competencia, o bien, porque no hubo voluntad política de los cuatro Estados parte en el año 1996.O sea, este TLC va a profundizar principalmente en materia de servicios.
Según datos de Uruguay XXI, en nuestro país operan unas 70 empresas de capitales chilenos, generando más de 18.000 puestos de trabajo. Somos el sexto receptor de capitales chilenos a nivel internacional con montos invertidos que rondan los 4.559 millones de dólares, lo que representa el 4,3% del total invertido en el exterior por Chile. La mayoría de estas empresas se encuentran en el rubro de servicios por lo que este Acuerdo impactaría en forma favorable en nuestro país. Uno de los puntos fuertes del Tratado, que fomentaría el crecimiento de la inversión y la instalación de más empresas chilenas en nuestro país, es la eliminación de la doble tributación prevista en otro acuerdo que también se encuentra en el Parlamento.
Del informe de Uruguay XXI se desprende asimismo que uno de los sectores con más potencial de crecimiento será el del software, otro sector clave para nuestro país. Chile es el sexto país donde exportamos software, y le cobra a Uruguay una retención del 15%, mientras que nosotros le cobramos un 12,5% de aranceles; el Tratado prevé establecer gravámenes mínimos del 2,5% aproximadamente para ambos países. Es importante señalar que del comercio transfronterizo de servicios se logran exceptuar dos sectores sumamente sensibles para ambos países: el de telecomunicaciones y el de servicios financieros.
También se excluyen en materia de propiedad intelectual elementos pertenecientes a tres áreas de alta sensibilidad para Uruguay: derechos de autor, marcas y patentes. Asimismo, por primera vez, nuestro país presentó una larga lista de indicaciones geográficas e indicaciones de origen, protegiendo de esta manera la denominación de origen de nuestros productos.
El Tratado incluye nuevas modalidades comerciales, que Uruguay considera por primera vez en un instrumento de estas características, como la de comercio electrónico, que se impone cada vez más a las vías tradicionales de comercio. Incorpora también un capítulo sobre medio ambiente, buscando la protección de los recursos naturales en los procesos productivos, y un capítulo sobre normas laborales que brinda un marco de certidumbre a los trabajadores y empleadores de ambos países. Son importantes también las disposiciones en materia de comercio y género enfocadas en el rol y empoderamiento de las mujeres en el desarrollo económico. Otro capítulo, referente a las PYMES, incluye cláusulas que permiten al sector privado un real acceso a los beneficios que brinda el Acuerdo. También se estipula un capítulo sobre cooperación que genera herramientas para contar con espacios temáticos de cooperación bilateral.
¿HECHA LA LEY, HECHA LA TRAMPA?
Muchas veces, luego de concretar este tipo de acuerdos que liberan al comercio de las trabas formales, llegan las "barreras no arancelarias,” o sea, medidas diferentes del arancel que impiden el libre flujo de mercancías entre los países. Para evitarlo se crean, por primera vez, dos comités específicos bilaterales con el cometido de eliminar las restricciones no arancelarias que persisten en nuestro comercio bilateral y que impiden hacer un uso eficiente de la zona de libre comercio. Dichos comités tratan sobre medidas sanitarias y fitosanitarias (por ejemplo, habilitaciones sanitarias, control de plagas, etcétera), y sobre obstáculos técnicos al comercio (reconocimiento de certificados de exportación, estándares técnicos de productos, etcétera). Hoy, si Uruguay tiene dificultades en estas áreas, no cuenta con un ámbito institucionalizado para lograr resultados concretos, así que este Acuerdo eliminaría cualquier “trampa” para-arancelaria existente o que pueda surgir.
¿QUÉ DICE EL PROGRAMA DEL FA SOBRE UN EVENTUAL TLC CON CHILE?
No hay doble interpretación en el Programa del Frente Amplio, es categórico. Las Bases Programáticas para el gobierno del FA en el periodo 2015-2020 en el Capítulo II “La política económica para un país productivo, sustentable e innovador” establecen en el literal “c” del punto número 2.1 que la política macroeconómica deberá ser:
“Consistente con el proyecto de inserción internacional y en particular con el posicionamiento del Uruguay en el Mercosur y la búsqueda de nuevos mercados fuera de la región, en base a acuerdos comerciales, descartando acuerdos bilaterales de libre comercio que contradigan lo expuesto en el capítulo VII Inserción Internacional del Uruguay.”
El Capítulo VII “Inserción internacional del Uruguay” establece en el punto 2:
“La inserción del Uruguay en el mundo será impulsada desde la plataforma MERCOSUR. Por ello se fomentará una agenda externa común del bloque, consolidando y fortaleciendo las Instituciones Regionales. La propuesta programática del Frente Amplio busca desarrollar una política exterior que tenga como objetivo una proyección internacional de Uruguay priorizando la integración regional para su inserción en el mundo.”
Si lograr establecer un acuerdo que profundiza la relación comercial con un país asociado al MERCOSUR no es “priorizar” la integración regional, ¿de qué estamos hablando? En este tercer periodo de gobierno, los esfuerzos deben estar orientados a lograr mejoras en las condiciones de acceso a esos mercados. Esto no quiere decir que Uruguay deba salir a firmar indiscriminadamente cualquier tipo de acuerdo comercial, sin ningún tipo de reparos. Se debe negociar caso a caso, concretar los que resulten beneficiosos para el país y descartar los otros.
Entiendo que este Acuerdo no constituye ningún tipo de desventaja para el país y que no se lo puede igualar ni con el TISA (Acuerdo sobre el Comercio de Servicios) ni con el TPP (Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica) porque tienen diferentes características. Además, este Acuerdo se encuentra amparado en las Bases Programáticas para el gobierno del FA respaldadas por la mayoría de la ciudadanía. Nuestro país busca con este tipo de Tratado realizar la indispensable tarea de mejorar las condiciones de acceso de nuestra producción a los mercados internacionales. Y no solo no afecta el desarrollo nacional y sus posibilidades de desarrollo productivo en el camino de dejar atrás la economía de corte primaria, sino que incrementa las posibilidades de los sectores más dinámicos, innovadores y de mayor mano de obra altamente calificada, a los que el Uruguay debe apostar fuertemente para que en este siglo XXI alcancemos un mayor nivel de desarrollo.

Sebastián Hagobian López es licenciado en Relaciones Internacionales. Coordinador de la Comisión de Relaciones Internacionales de Asamblea Uruguay, Vicepresidente de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (COPPPAL) Capitulo Juvenil. Miembro de la Comisión de Asuntos y Relaciones Internacionales del Frente Amplio.

Valora este artículo
(1 Voto)