Usted está aquí:Discursos y Documentos/El compromiso político de erradicar el hambre en América Latina y el Caribe

El compromiso político de erradicar el hambre en América Latina y el Caribe

Estefanía "Fefa" Schiavone (AU/FA) Estefanía "Fefa" Schiavone (AU/FA) @FefaSchiavone

ESTEFANÍA SCHIAVONE – INTERVENCIÓN EN DIPUTADOS

La diputada de Asamblea Uruguay/Frente Amplio, Estefanía Schiavone, se refirió en la media hora previa de la Cámara de Representantes a los esfuerzos planteados en nuestro continente, en el marco de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, para poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición, y promover la agricultura sostenible. Anunció la preparación del VIII Foro del Frente Parlamentario contra el Hambre de América Latina y el Caribe, a realizarse en octubre en Montevideo.
La siguiente es la versión taquigráfica de la intervención:
SEÑORA SCHIAVONE (Estefanía).- Señora presidenta: en el día de hoy voy a hablar de los diecisiete Objetivos de Desarrollo Sostenible y de la erradicación del hambre para el año 2030, que serán posible solo con un gran compromiso.
En el año 2000 se firmaron ocho Objetivos del Desarrollo del Milenio, los cuales fijaron metas para mejorar la vida de las personas más pobres y vulnerables: reducir el hambre y la mortalidad materna e infantil, asegurar el acceso igualitario de niñas y niños al sistema escolar, mejorar la atención de enfermedades como malaria, VIH-Sida, y otros.
En el año 2015, América Latina y el Caribe cumplieron con las metas de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, y redujeron a la mitad el porcentaje de personas que padecen hambre. En 1990, sufrían por hambre más de 68.000.000 de personas y, en 2015, son 34.000.000 los afectados por el hambre.
En este año, los líderes mundiales, en el marco de la ONU, adoptaron una nueva agenda con objetivos renovados, que se conocen como los Diecisiete Objetivos del Desarrollo Sostenible. Entre ellos, el Objetivo 2 apunta a poner fin al hambre, a lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición, y a promover la agricultura sostenible. Este objetivo está estrechamente vinculado con varios otros relacionados con la producción y el consumo responsable, la lucha contra el cambio climático, el acceso al agua y al saneamiento, ciudades y comunidades sostenibles, entre otros.
Los factores que posibilitaron estos avances en América Latina y el Caribe fueron acompañados por el crecimiento económico; se puso en marcha un mayor gasto público y social y se crearon buenos programas focalizados en comunidades y en sectores muy empobrecidos y vulnerables. Estos buenos resultados de América Latina fueron posibles, precisamente, por un compromiso político.
Uno de los espacios que ha tenido una fuerte incidencia ha sido la Celac, en el que la voluntad de treinta y tres países de la región fue establecida en el plan de seguridad alimentaria, de nutrición y de erradicación del hambre para el 2025. Este plan cuenta con cuatro pilares; destaco el número tres, que refiere a promover la alimentación escolar, con énfasis en integrar a los productores de la agricultura familiar a través de compras públicas, y los hábitos saludables.
En estos años se ha profundizado cuantitativa y cualitativamente el programa Alimentación Escolar. Hoy, cubre a 85.000.000 de escolares de América Latina y el Caribe, y es considerado el mejor programa de protección social, muy especialmente en las zonas rurales, que es donde se concentra la pobreza de nuestro continente.
Otro espacio que ha tenido fuerte incidencia ha sido el Frente Parlamentario contra el Hambre. Esta es una asociación de parlamentarios, de Parlamentos nacionales y regionales, comprometidos con la lucha contra el hambre y la malnutrición. Su gran objetivo es promover el establecimiento de marcos institucionales favorables a la realización plena del derecho a la alimentación en América Latina y el Caribe. Hoy existen diecisiete frentes nacionales y cuatro regionales, que integran trescientos parlamentarios y parlamentarias. Han sido protagonistas de un arduo proceso de sensibilización, de la instalación de temáticas y del desarrollo legislativo, y ello se logra gracias a una fuerte alianza.
El derecho a la alimentación es de altísima complejidad, toca fuertes intereses económicos y supone transitar por un nuevo pacto social cuyo objetivo es construir sociedades con mayor igualdad y bienestar social. Esto requiere de nuestro accionar un gran compromiso en sus definiciones programáticas y en la construcción de alianzas para hacerlo posible.
En este marco, informo que los días 25, 26, y 27 de octubre se celebrará en Montevideo el VIII Foro del Frente Parlamentario contra el Hambre de América Latina y el Caribe. Este ha realizado un trabajo muy importante en la construcción de capacidades legislativas que tengan como resultado la elaboración de leyes vinculadas con la seguridad alimentaria y con el derecho a la alimentación. Y en este nuevo foro, ese seguirá siendo uno de sus principales objetivos.
El Frente Parlamentario ha entablado importantes alianzas estratégicas y se ha enriquecido con el trabajo, junto con Poderes Ejecutivos, organismos internacionales, la Academia y la sociedad civil, entre otros. En particular, quiero destacar al Parlatino, con el que el Frente Parlamentario ha trabajado desde el principio.
Durante este foro a celebrarse en Montevideo, tendremos la oportunidad de seguir avanzando en mecanismos para luchar contra el hambre en la región, siempre con la mirada puesta en los más vulnerables.
Solicito que la versión taquigráfica de mis palabras se envíe a todos los ministerios, al INDA, a la FAO, a la Dirección de Desarrollo Social de la Intendencia, al Programa de Alimentación Escolar, a la Escuela de Nutrición, a la Universidad de la República, al programa Uruguay Crece Contigo y al CAIF.
Muchas gracias.
SEÑORA PRESIDENTA (Gabriela Barreiro).- Se va a votar el trámite solicitado.
(Se vota)
Cincuenta en cincuenta y uno: AFIRMATIVA

Valora este artículo
(0 votos)