Usted está aquí:Discursos y Documentos/Asti: La maniobra del Cambio Nelson solo es posible por la participación deliberada de los profesionales que preparaban los estados contables

Asti: La maniobra del Cambio Nelson solo es posible por la participación deliberada de los profesionales que preparaban los estados contables

"No dejar abierta la puerta que permita que se sigan realizando este tipo de intervenciones contables fraudulentas" "No dejar abierta la puerta que permita que se sigan realizando este tipo de intervenciones contables fraudulentas" El Espectador

DEBERÍAMOS CONSIDERAR NORMAS LEGALES QUE HABILITEN LA SANCIÓN ADMINISTRATIVA DE LOS PROFESIONALES QUE NO CUMPLAN CON SU DEBER

Intervención del diputado Alfredo Asti (AU/FLS/FA) en la media hora previa de la Cámara de Representantes del 4 de abril

Señor presidente: hoy tenemos la oportunidad de referirnos a lo que hemos conocido a través del pedido fiscal de procesamiento a profesionales contables en el caso del Cambio Nelson.

De acuerdo con el tipo de supervisión que corresponde a las casas de cambio por su bajo nivel de riesgo sistémico, la información contable compilada por contador público independiente o no presentada por estas empresas al órgano regulador Banco Central del Uruguay se constituye en un elemento fundamental para ese contralor.

En el caso del Cambio Nelson, según expusieron las autoridades del Banco Central en las Comisiones de Hacienda del Senado y de la Cámara de Diputados, una vez que se pudo intervenir su sistema informático y contable luego del cierre del Cambio, y a solicitud de la Justicia, se pudo constatar graves apartamientos de las normas contables obligatorias de nuestro país, establecidas en la Ley Nº 16.060, de Sociedades Comerciales, y en el Decreto Nº 103/991, normas del propio Banco Central y normas Internacionales de Contabilidad y Auditoría emitidas por la IFAC Federación Internacional de Contadores , que en nuestro país es representada por el Colegio de Contadores, Economistas y Administradores del Uruguay.

Según lo expuesto por el Banco Central del Uruguay, la estrategia seguida por años por la dirección de la empresa y sus profesionales contables para eludir las alertas que debían surgir por la correcta exposición de sus cuentas era la de netear, es decir, restar entre sí cuentas activas y pasivas y exponerlas en el rubro de disponibilidades.

Sin ingresar en técnicas contables, intento explicar el engaño que permitió cometer los delitos que se imputan a propietarios, gerentes y contadores del Cambio Nelson. Trataremos de hacerlo de la forma más simple posible.

Las normas contables antedichas prevén que la exposición de los estados contables refleje la situación y los resultados de forma que sean claramente demostrativos del estado financiero de la empresa. Para ello, en el estado de situación se presentan, de un lado, todos los activos y del otro, todos los pasivos y el patrimonio. La forma de exposición de los activos es por su grado de liquidez y convertibilidad, y la de los pasivos, en función de su exigibilidad.

¿QUÉ HACÍAN LOS CONTADORES EN EL CAMBIO NELSON?
Las cuentas pasivas a pagar en menos de un año se restaban de las cuentas activas a cobrar en menos de un año en la jerga, se neteaba, lo que está expresamente prohibido por todas las normas antes mencionadas , y su resultado se exponía como "disponibilidades", rubro que sólo debe expresar la suma de todo solo el efectivo, cheques y cuentas a la vista en bancos y similares, distorsionando gravemente la comprensión de la situación y ocultando su modus operandi.

Por supuesto que la primera responsabilidad es de la dirección de la empresa; pero esta maniobra solo es posible por la participación consciente y deliberada de los profesionales contables que preparaban y compilaban estos estados contables. Seguramente, desde algún ámbito profesional se dirá que un trabajo de compilación no es una auditoría y que el profesional interviniente no puede dar certezas de la información expresada. En un caso normal, estamos de acuerdo con que la dirección de la empresa puede ocultar al profesional algún activo o pasivo, pero este no es el caso. En este no se ocultaban; se exponían restadas una de otras y, todavía, en un concepto diferente como el de "disponibilidades", que es el más rápido y fácil de comprobar por arqueos y conciliaciones de cuentas.

Abro comillas: "El objetivo de un trabajo de compilación es que el contador utilice su pericia contable, en oposición a la pericia en auditoría para reunir, clasificar y resumir información financiera. Esto ordinariamente supone reducir los datos detallados a una forma manejable y comprensible […] los usuarios de la información financiera compilada derivan algún beneficio como resultado de la participación del contador porque el servicio ha sido realizado con competencia profesional y debido cuidado". El principal usuario, en el presente caso, era el Banco Central del Uruguay.

En este caso, por la información del pedido fiscal sabemos que hay varios profesionales contables involucrados, y uno de ellos con notoria versación en la normativa bancocentralista por ser expresidente del Banco Central del Uruguay y tener varios años de relación como asesor con el cambio y sus propietarios.

En el Banco Central del Uruguay existen normas legales para sancionar a los profesionales que no cumplen con la debida diligencia en auditorías, pero no en este tipo de informes contables.

Más allá de las responsabilidades penales y de las conexiones políticas que puedan determinarse es necesario tener en cuenta que en nuestro país no existe la colegiación profesional para estas actividades y que aún no se ha aprobado el proyecto de creación del instituto de normas contables adecuadas, presentado por el Poder Ejecutivo en la legislatura 2005-2010 y retirado del archivo por la Comisión de Hacienda en las dos siguientes legislaturas. Como parlamentarios, deberíamos considerar normas legales que habiliten la sanción administrativa de todos aquellos profesionales que no cumplan con su deber profesional, para no dejar abierta la puerta que permita que se sigan realizando este tipo de intervenciones contables fraudulentas en perjuicio del Estado y de la sociedad.

Mientras que algunos se solidarizan, yo me avergüenzo de esas actuaciones profesionales.

Rate this item
(0 votes)