La Inclusión Financiera ha beneficiado tanto a ciudadanos como a pequeños comercios

Avanzar en inclusión de sectores que históricamente excluidos de sistemas financieros y transformar sistema de pagos Avanzar en inclusión de sectores que históricamente excluidos de sistemas financieros y transformar sistema de pagos MEF

El coordinador de Inclusión Financiera, Martín Vallcorba, se refirió a los objetivos, avances y retos del proceso para brindar equidad en el acceso a los servicios financieros durante una entrevista de prensa. (MEF)

Vallcorba explicó que existe un primer gran objetivo que es avanzar en la inclusión de los sectores que históricamente han estado excluidos de los sistemas financieros y un segundo gran objetivo que es la transformación del sistema de pagos.

Respecto al primero el coordinador del Programa de Inclusión Financiera expresó que se trata de avanzar en la inclusión, tanto de personas como de empresas que no accedían a los servicios financieros, para eliminar barreras para acceder a ellos en condiciones de equidad. Vallcorba destacó que cuando se inició el proceso de inclusión financiera aproximadamente la mitad de los trabajadores cobraban en efectivo, y que desde ese entonces se han incorporado 250 mil trabajadores a través de la apertura de una cuenta bancaria o de un instrumento de dinero electrónico. Recordó que el cronograma establece que el próximo 1º de mayo, como criterio general, el pago de remuneraciones deba hacerse a través de medios de pago electrónico, exceptuando al servicio doméstico y los trabajadores de localidades de menos de 2 mil habitantes sin puntos de extracción de efectivo.

Al respecto comentó que hay un avance muy importante en la expansión de puntos de extracción de efectivo fundamentalmente a través de los llamados corresponsales financieros, siendo el caso más claro las redes de cobranza, donde “se puede ir y retirar dinero; opera como un punto de extracción de efectivo, pero no es un cajero”.

VANZAR HACIA UN SISTEMA MÁS MODERNO Y EFICIENTE

En lo que refiere al segundo gran objetivo, Vallcorba remarcó que Uruguay tenía un rezago importante con respecto a los países de la región, teniendo un mal funcionamiento del sistema de pagos, por lo cual el gran objetivo es transformar y avanzar hacia un sistema más eficiente, moderno y seguro. El economista explicó que saliendo de esos dos temas centrales el Programa tiene un conjunto de objetivos entre los cuales se encuentra brindar mejores herramientas para el combate a la evasión a través de la trazabilidad en las transacciones que hace un comercio.

“Lo que sabe la Dirección General Impositiva es que un comercio vendió por un determinado importe, pero no sabe qué vendió, ni a quién le vendió”, por lo cual se “generan mejores herramientas para controlar la evasión tributaria, aunque esto no significa que los ciudadanos estemos más controlados a partir de la Inclusión Financiera”. 

Respecto a las críticas sobre la implementación del Programa de Inclusión Financiera, Vallcorba resaltó existen una serie de errores cuando se habla sobre los costos asociados. Destacó que el arrendamiento de los POS “ha sido uno de los componentes de las políticas públicas que se han impulsado, tendientes a facilitar que se pueda acceder a precios razonables y baratos al dispositivo”. En ese marco el POS más simple tiene un costo máximo de UI 90 por mes, al día de hoy aproximadamente $ 320, existiendo un subsidio para los pequeños comercios al día de hoy de un 70 % de dicho costo, pasando a ser a partir del 2018 un 40 %.

Sobre los aranceles, Vallcorba explicó que es un error hablar de máximos de 8 o 9 % para tarjetas de créditos, ya que el arancel máximo es 4,5 % en modalidad contado y 4,9 % en modalidad de pagos. 

LA COMPARACIÓN CON OTROS PAÍSES

a comparación con otros países se debe realizar aportando datos concretos. Por ejemplo: “en un país más avanzado en sistema de pagos como México” existen aranceles máximos más altos, llegando a 6 %.

En cuanto a los aranceles en el caso de las tarjetas de débito, explicó que nuevamente no es correcto hablar de valores como 0,5 % de referencia en el mundo. “En México, también el arancel máximo con tarjeta de débito es 6 %”, mientras que en Uruguay el máximo es 2,2%.

Asimismo, Vallcorba afirmó que “queda mucho camino por recorrer”, pero hay que tener en cuenta que en el punto de partida los aranceles máximos eran de 7 %, estando al día de hoy en un máximo de 2,2 % y con un cronograma de reducciones -a medida que avance el uso de la tarjeta de débito-, a un arancel máximo de 1,5%.

Vallcorba expresó que “la tendencia del uso de los medios electrónicos es mundial”. Por lo tanto, era de esperarse que “los pagos electrónicos fueran sustituyendo a los pagos en efectivo”. De no tomarse ninguna medida desde las políticas públicas podría darse una profundización en la brecha entre los pequeños y grandes comercios. En Uruguay hemos logrado que “hoy un pequeño comercio pague un arancel de 2 %; en tanto una gran superficie, paga un arancel que seguramente está entre el 1,8 y el 2 %”, por lo cual “tenemos una dispersión entre el arancel máximo y el mínimo que es prácticamente 0, el gran comercio paga prácticamente lo mismo el pequeño comercio".

Afirmó además que “ha habido preocupación y medidas específicas” para los pequeños comercios que se traducen entre otros en los subsidios para el arrendamiento de los dispositivos POS, el derecho de poder abrir una cuenta bancaria con un conjunto de servicios financieros gratis, bajar los aranceles de 7 % a 2 %, por lo que no “es correcto de hablar de un proceso de exclusión financiera”. El camino en Uruguay ha sido “incluir financieramente a todos quienes estaban excluidos. Hoy todas las personas pueden acceder a una cuenta o instrumento de dinero electrónico con servicios financieros gratuitos como 5 extracciones y 8 transferencias gratuitas como mínimo”.

Vallcorba se refirió al proceso de Inclusión Financiera como la política pública “más dialogada, más trabajada con los actores directamente involucrados, incluidos los más pequeños”.  Explicó que se han mantenido reuniones con UNVENU, con CAMBADU, con CEDU (Confederación Empresarial del Uruguay, que nuclea a los centros comerciales del interior) y directamente con los centros comerciales, por lo cual de ninguna manera se puede hacer mención de “un proceso inconsulto”.

ESTACIONES DE SERVICIO

Sobre la eliminación del efectivo en las estaciones de servicio en la noche, el coordinador del Programa de Inclusión Financiera del Ministerio de Economía y Finanzas afirmó que ha habido un cambio radical a nivel de las condiciones de seguridad, por lo cual se debe seguir avanzando en esta dirección con “las flexibilizaciones que tengamos que introducir para que la implementación sea buena”.

Expresó que a partir del 1º de mayo habrá una restricción del uso de efectivo en las estaciones de servicio y que se analizaran las situaciones que se deban contemplar, “la disposición del gobierno siempre ha sido abierta al diálogo, a escuchar a los actores, analizar las situaciones y ver cómo se pueden resolver”. En referencia al conflicto con las estaciones de servicio en Punta del Este Vallcorba indicó que se informó erróneamente que los aranceles triplicaban los montos que se pagan en el mundo.

MODALIDADES DE PAGO

Vallcorba señaló que para los casos de determinados servicios que no se pueden abonar con tarjeta de débito, y dado que los comercios no están obligados a aceptarlas, existen otras modalidades para poder abonarlas, que son análogas, como los pagos a través de aplicaciones de celulares, pagos a través de portales web, banca on line.

Valora este artículo
(0 votos)