Usted está aquí:Noticias/Uruguay y dos premios por el manejo de su deuda

Astori: China nos amplía las alternativas para responder a los desafíos en infraestructura

Astori participó en China-LAC del panel “Desarrollo y cooperación en infraestructura entre China, América Latina y el Caribe” Astori participó en China-LAC del panel “Desarrollo y cooperación en infraestructura entre China, América Latina y el Caribe” MEF

El ministro de Economía Danilo Astori participó de la XI Cumbre empresarial China LAC 2017 que se realizó en el Centro de Convenciones de Punta del Este y que reunió a unos 2.400 empresarios extranjeros y nacionales, organismos de comercio y autoridades de China, América Latina y el Caribe. (MEF, 4-12-2017)
Durante la segunda sesión plenaria el ministro de Economía Danilo Astori participó del panel “Desarrollo y cooperación en infraestructura entre China, América Latina y el Caribe”.
Junto al ministro estuvieron Eva García Fabre, ministra de Industria y Productividad de Ecuador; Dimitri Zaninovich, presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura de Colombia; Yaun Tongli, miembro del comité permanente del CPC Hebei; Yu Weiping, vicepresidente del CRRC Corporation Limited; James Scriven, gerente general del BID Invest; Fan Xiwen, CRO de China-LAC Cooperation Fund, e Ignacion Bartesaghi, decano de la FCE de la Universidad Católica.
Durante su alocución, el ministro Astori indicó que “dos grandes desafíos que tiene hoy América Latina en su conjunto, sin excepciones, y refieren al desarrollo de la capacidad humana, por un lado, y la capacidad física por otro. 
No se trata de dos asuntos independientes, están fuertemente interrelacionados entre sí, pero cuando hablamos de desarrollo de capacidad física nos estamos refiriendo particularmente a la infraestructura.
Los principales objetivos de Uruguay en esta materia, refieren respectivamente a la energía, a las comunicaciones, a los transportes, a los servicios portuarios y a lo que podríamos llamar la infraestructura dedicada a las condiciones sociales de vida, por ejemplo, la infraestructura de salud, la de educación, la tendiente a cuidar y a preservar los aspectos ambientales mientras se mitigan los efectos del cambio climático”. 
UN AMBICIOSO PLAN
El ministro prosiguió diciendo que “Uruguay tiene un ambicioso plan de abordaje de todas estas necesidades, un plan que en su conjunto fue realizado a principios del gobierno y totaliza una exigencia de recursos de unos US$ 12.370 millones. Se ha venido avanzando durante todos estos años en cada uno de los rubros que mencioné, pero a distintas velocidades. 
La que va ganando, despegada por una distancia muy importante, es la energía. Uruguay ha transformado profundamente su matriz energética, basada hoy en el gas natural y en la energía generada por recursos naturales renovables, le siguen las telecomunicaciones”.
“El país ha logrado niveles muy altos de acceso a Internet, de velocidad de bajada de banda ancha, de fibra óptica al hogar, y vienen con más retraso los avances en infraestructura de transporte, comprendiendo el ferrocarril y también la infraestructura vial”, indicó.
El secretario de Estado subrayó que “Uruguay asume, en este momento además, compromisos muy importantes desde este punto de vista, porque una nueva planta de producción de celulosa de parte de UPM está estudiando las posibilidades de instalarse en el país. Y eso somete a una exigencia aun mayor sobre todo en materia de infraestructura de transportes. 
Estos son los grandes objetivos a perseguir, y los principales desafíos en la materia”, sentenció el ministro.
SE NECESITA UN CLIMA DE INVERSIÓN ADECUADO
En cuanto a las modalidades de financiamiento el ministro Astori precisó que “tanto China como otros posibles inversores necesitan en nuestros países un clima de inversión adecuado.
Y un clima de inversión adecuado supone, entre otras cosas, orden macroeconómico, y este descansa en gran medida sobre el equilibrio de las cuentas públicas”, dijo.
“Otra característica bastante generalizada en América Latina, además de la necesidad del incremento de capacidades humanas y físicas, es la tensión fiscal.
En estos momentos nuestros países están pasando por una etapa de dificultades para equilibrar sus cuentas públicas”, continuó.
Y siguió: "Por lo tanto, la elección de los mecanismos de financiamiento y su impacto fiscal que se defina a los efectos de estimular esas inversiones, asume una importancia crucial".
POSIBILIDADES Y RIESGOS
"Aquí tenemos varias opciones. Recursos presupuestales, proyectos que vienen con financiamiento, muchos de los cuales exigen garantía soberana. Y la garantía soberana es impacto fiscal directo sobre las cuentas públicas.  Y tenemos además la posibilidad de financiar proyectos por la modalidad de coparticipación público-privada", indicó Astori, quien indicó que debe jugar un papel muy importante en esta etapa.
"Esta cooperación público-privada pone el acento fundamental en una equilibrada distribución de riesgos entre el sector público y el sector privado.
Allí, el sector público, la administración contratante, transfiere al privado las condiciones de construcción, diseño, financiamiento y, eventualmente, y eventualmente mantenimiento de la inversión a realizar", indicó.
“Hay que tener mucho cuidado en las condiciones de transferencia de estos riesgos, sobre todo en materia de riesgos de diseño.
Cuanto más detalle tenga el diseño que se transfiere al privado, menos son las posibilidades de control de parte de la administración contratante y obviamente más son los riesgos que asume la administración contratante respecto al privado”, dijo.
“También están llamados a jugar un papel fundamental los organismos multilaterales, como el BID, el Banco Mundial, etc, que están respaldando financieramente al sector privado, para que pueda tener la suficiente fuerza como para participar de estas experiencias.
También mitigan riesgos a través del establecimiento de garantías, que son junto a la capacidad financiera, elementos esenciales para hacer posible un amplio interés en el sector privado para participar en estas experiencias.”
“Hemos recibido a muchas empresas y a importantísimas organizaciones financieras de China, como el Banco de Desarrollo de China y el Eximbank, que están buscando cooperar en este camino que está siguiendo Uruguay y otros países de América Latina con la misma dirección. China está presente y nos amplía las alternativas, el horizonte de opciones que tenemos para seguir adelante por este camino”, finalizó Astori.

Valora este artículo
(3 votos)