Usted está aquí:Noticias/Treinta y Tres: FA solicita asesoramiento a JUTEP por irregularidades en cobro de tributos

DANIELA PAYSSÉ. A 23 años… seguimos reclamando Verdad y Justicia

Trágico e irracional atentado que hace 23 años enlutó no sólo a la comunidad judía sino a la República Argentina y al mundo entero. Trágico e irracional atentado que hace 23 años enlutó no sólo a la comunidad judía sino a la República Argentina y al mundo entero. La Nación

Y digo seguimos porque lo que sucedió en la AMIA nos compete como integrantes de la comunidad de este mundo que habitamos.
Invitada por el Presidente del Comité Central Israelita del Uruguay, Israel Buszkcaniec, concurrí al recordatorio del trágico e irracional atentado que hace 23 años enlutó no sólo a la comunidad judía sino a la República Argentina y al mundo entero.
A las 9.53 sonó la sirena… A la misma hora que el 18 de julio de 1994 el terrorismo impune sembró desolación, segando la vida de 85 personas y dejando cientos de heridos, de esperanzas truncas, de familias destruidas, de pánicos no resueltos, de justicia que no llega, de historia oscurecida.
Allí estuve, en esa mañana fría en la que la voz grabada de un niño rompió el silencio reclamando justicia; allí escuché el testimonio de Jennifer, que tenía ocho años cuando se enteró de la muerte de su papá, Norberto, de 31 años, la misma edad que tiene ella ahora.
Allí estuve, escuchando ¡PRESENTE! ante la mención de los nombres de las víctimas, mientras se encendían 85 velas y se depositaban rosas rojas en su memoria.
Allí estuve, escuchando el mensaje de Agustín Zbar, presidente de la AMIA, quien fue enfático en señalar que no debemos acostumbrarnos a que estos hechos sucedan o hayan sucedido, aludiendo también al terrorismo de estado, que asoló de manera coordinada a nuestros países. Zbar también hizo referencia a la muerte del fiscal Nisman, cuyas hijas estaban presentes, y exigió su rápido esclarecimiento.
Allí estuve, cuando el rabino elevó una oración por las víctimas y surgió una voz entre los presentes reclamando que alguien dijera algo por los católicos fallecidos. ¡Qué error pensar que los que tienen fe y la expresan, lo hacen desde la discriminación o el menosprecio de quienes no profesan su misma fe!
Allí estuve, cerquita de Sofía Guterman, madre de Andrea Judith, una de las jóvenes víctimas de aquel fatídico 18 de julio, quien en una reunión previa nos había comentado que para los familiares de las víctimas, el atentado significó el adiós a las risas, a los abrazos, a los proyectos, a las alegrías.
Allí estuve viendo y escuchando un video conmovedor titulado “El Libro de la Memoria”, en el que más de 60 artistas se expresan a través de citas de escritores célebres, contra la impunidad y el olvido. Sin importar sus trayectorias ni sus ideologías, sus testimonios convergen exigiendo verdad, justicia y memoria.
Allí estuve frente a la calle Pasteur al 633 acompañando esta instancia de reflexión, reivindicación y renovado compromiso con la Memoria. Porque la masacre en la Asociación Mutual Israelita Argentina no ha sido esclarecida y es un derecho de las víctimas y un deber del Estado que se esclarezca.
Allí estuve, reivindicando derechos, reclamando justicia, diciendo fuerte NO al terrorismo de Estado y a cualquier terrorismo provenga de donde provenga.
“El tiempo pasa con su escoba de olvidar y algunos la agarran. No es difícil barrer los recuerdos que las circunstancias tornan molestos” escribió Juan Gelman.
Mientras haya quienes cultiven la Memoria como un derecho inalienable de los pueblos, y mientras haya quienes se enfrenten a los barredores de recuerdos molestos, estaremos contribuyendo a construir sociedades más justas. Porque sólo está muerto aquello que hemos olvidado.

Daniela Payssé, senadora de Asamblea Uruguay/Frente Amplio

Valora este artículo
(0 votos)