Usted está aquí:Entrevistas y Columnas/“Mejorar la imagen del Parlamento, su capacidad de trabajo y de estar cerca de la gente”

“Mejorar la imagen del Parlamento, su capacidad de trabajo y de estar cerca de la gente”

Aspiro a que tengamos una buena Ley de Derecho de autor Aspiro a que tengamos una buena Ley de Derecho de autor

JOSE CARLOS MAHÍA ASUME LA PRESIDENCIA DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS

¡FELICITACIONES Y ÉXITOS!

El actual vicepresidente del Frente Amplio, el diputado José Carlos Mahía, presidirá la Cámara de Diputados a partir de este 1º de marzo. En entrevista con La República, explicó cuáles serán sus prioridades en la gestión. Dijo que buscará el dialogo permanente con otros sectores, apuntando a los minoritarios porque el "voto 50" plantea una nueva escenografía política.
De todos modos, dijo que la pérdida de la mayoría "no es un drama" para el Frente Amplio sino una "circunstancia", aunque precisó que eso "obliga al FA a aprender a negociar mejor y a la oposición, a estar dispuesta a hacerlo".
Sostiene que intentará generar un ámbito de debate que sea "fecundo pero profundo". Destacó que además de aprobar buenas leyes en general, se buscará desarrollarlos pilares", uno referido a la cultura y otro vinculado al área académica científica.
En cuanto a proyectos inmediatos, no deja de lado la Rendición de Cuentas, algo "tan importante para el país" pero sostiene que los proyectos vinculados a Violencia de Género "tienen que tener prioridad del Parlamento por la situación que se está viviendo en la sociedad".
- La Presidencia de la Cámara de Diputados, ¿es un nuevo desafío en lo personal o se toma de alguna manera como una cuestión política más?
- Creo que hay que darle el valor en su justa medida. En lo personal lo asumo como la expresión personal de un esfuerzo colectivo de muchos compañeros y compañeras frenteamplistas y en particular de Asamblea Uruguay.
Lo asumo como un desafío en un año muy importante para el gobierno donde el Parlamento juega un rol preponderante. Creo que ese es el punto de partida; asumir la responsabilidad desde la perspectiva que este sea el año con la cual el gobierno tiene que tomar impulso para despegar con su programa.
- Cada nuevo Presidente viene con su impronta y con ganas de imponer sus objetivos. En su caso ¿cuáles serán esas cuestiones que intentará llevar adelante?
-En particular creo que voy a tratar de colaborar para que el diálogo sea lo más fructífero y que tengamos un debate profundo pero fecundo. Y que este debate fecundo suponga sacar la mejor salida de leyes para que tengamos una oportunidad fuerte de mejora para la calidad de vida de la gente.
De todas maneras es cierto que el que llega trae su impronta. Pienso desarrollar dos pilares, uno referido a la cultura y a que el Parlamento, el sistema político, tenga mayor cercanía con un sector estratégico del país.
Entiendo que el Parlamento y el sistema político en su conjunto han estados divorciados de la cultura.
Por eso es que queremos promover una serie de actividades a lo largo del año, con foros, seminarios, que nos permita desarrollar una especie de ventana cultural y que nos permita un mejor diálogo con la sociedad.
Espero poder hacer del Parlamento un lugar de encuentro para los agentes culturales, para la difusión de sus valores.
Y el otro pilar importante, es lo que refiere a la academia y al mundo científico donde hay una distancia, más allá de la adecuada con el sistema político. Y esa área estratégica este año precisamente pensamos desarrollar actividades académicas culturales para que haya mayor fluidez en el relacionamiento.
Creo que estas dos áreas como hombre de izquierda que soy, se deben priorizar, por el Uruguay en su conjunto, por el Parlamento, por la gente y su valoración en la sociedad.
Sin duda porque parece que tenemos que vinculamos para sacar lo mejor para el país y no es una cuestión de gobierno sino de estado por lo que creo que el Parlamento es un espacio que creo puede desarrollarse.
La cultura es un factor que aparece muchas veces olvidada pero debemos priorizar y acordamos de ella siempre.
-En su larga trayectoria parlamentaria, ha vivido los adelantos tecnológicos aplicados al Parlamento. Hoy le toca convivir con el furor de las redes sociales y ese rol protagónico que se ha ganado...
- Sí pero si comparo mis comienzos parlamentarios con la actualidad hay que concluir que la comparación la ganó el ahora, porque creo que hay más transparencia en cuanto al acceso de información.
Quizás antes se hada de otra forma, se conocía menos o se demoraba más en acceder a la información.
Te diría que en los últimos años a través de las nuevas tecnologías se está más cerca, más en contacto con lo que sucede en el Estado y en particular en el Parlamento. Creo que es un área en la que debo profundizar y para eso hay implementos lógicos que deben permitir un acceso mas fluido, más profundo del ciudadano con el Parlamento, donde es el lugar en el que se defienden los derechos de la gente y donde efectivamente está el debate de leyes que tienen a la larga o la corta un sentido para la población.
- Esa tecnología además hoy da otra exposición, como que el político en este caso, está más expuesto a críticas debido a la inmediatez de la noticia ¿Lo cree de esa manera?
-Yo soy de los que opinan que con la implementación de nueva tecnología y el aporte de redes sociales se ha ganado en inmediatez y esa inmediatez le otorga una velocidad a la información que a veces contrasta con la velocidad con la que se maneja el Parlamento.
Soy un convencido que podemos generar mejores leyes a través del .debate por lo que hay que tomar la tecnología como una herramienta de comunicación con la gente. Hay que asumirlo como un dato de la realidad, hay que adaptarse y tomar de ello los aspectos positivos.
-Sin embargo insisto en que el político en general o la política ha perdido "imagen" y peso con el correr de los años, ya no "entusiasma" ser político de raza. ¿Lo ve de esa manera también o tiene otro enfoque?
- No, lo veo así, aunque digo que obedece a un problema global del mundo de la política y Uruguay es parte de ello y refiere a los hombres y mujeres que hacen política. Hay un relacionamiento distinto con la sociedad que se mide en función de las redes sociales.
De todos modos tiene sus cosas positivas. Sigo confiando en la fortaleza democrática del país y en el rol que pueda jugar el Parlamento porque cada vez que hay una demanda popular importante, los uruguayos van, protestan y acuden al Parlamento incluso con cuestiones que no se resuelve con una Ley sino en otro lado. O sea que de algún modo igualmente tienen presente al Parlamento o a los parlamentarios. Nosotros desde nuestro lado, tenemos que preocupamos por mejorar no solo la imagen del Parlamento sino su capacidad de trabajo, de estar cerca de la gente.
-El famoso "voto 50" está en juego y eso genera un escenario totalmente diferente al no tener las mayorías parlamentarias. Usted Asume con ese matiz político que no se puede soslayar.
-Sí claro, lo tengo presente. A mí me tocó perder la mayoría de las votaciones cuando estaba en la oposición, por lo menos todas las más importantes y sin embargo nos fuimos adaptando. Ahora desde el punto de vista del Frente Amplio, tenemos que tener en cuenta que la ciudadanía fue la que dispuso que fuera mayoría en el Parlamento.
Hoy no tener el voto 50 -cosa que ocurrió por diferencias políticas e ideológicas-, en todas las votaciones nos tiene que llevar a mejorar la capacidad de diálogo, a mejorar el trabajo, las fortalezas que tenemos que tener para ser actores políticos que busquen soluciones.
El FA tiene que aprender a negociar mejor y la oposición tiene que estar dispuesta a hacerlo. Lo que sí es seguro es que se genera una dinámica distinta.
O sea que en definitiva no veo el voto 50 como drama pero sí como una circunstancia de la que tenemos que transitar y aprender, tanto el gobierno como la oposición.
-Precisamente esta nueva realidad parlamentaría determina que los grupos políticos minoritarios y los legisladores, que estando en cámara representando a otros partidos hoy están en el Partido de la Gente, pasan a tener cierta trascendencia.
-Creo que aumenta la pluralidad política y eso es importante. Pero además entiendo que el Parlamento no debe ignorarlos porque no solo sería un error sino también una actitud que no corresponde.
Creo que tenemos que conversar con ellos y particularmente tengo que hacerlo como presidente de la cámara. Pero no debemos perder de vista que todos ellos son parte
del panorama político del Parlamento actual.
-¿Y cómo ve al Frente Amplio en esta situación actual que vivimos con infinidad de debates y con esa sensación que todo se cuestiona, todo se sospecha?
-Bueno convengamos que es una etapa de discusión y en el gobierno debemos asumir que somos gobierno del Parlamento y del Poder Ejecutivo y que la unidad de acción tiene que primar como la síntesis final de los debates. La unidad de acción del Frente Amplio es un conjunto, desde el gobierno es un conjunto, por eso creo que el trabajo va a tener que ser hacia el propio Poder Ejecutivo.
Ahora el Presidente de la República, lo ha comentado, con la Rendición de Cuentas, con la propia fuerza, con el propio frente Amplio. Esperemos tener la mejor Rendición de Cuentas porque el país lo requiere y que en ella podamos tener las líneas centrales del Programa del Frente Amplio.
- ¿Cuáles son los proyectos que desde la Presidencia de la Cámara se tratará de impulsar con mayor énfasis?
-En particular los proyectos vinculados a Violencia de Género tienen que tener prioridad del Parlamento por una situación de lo que se está viviendo en la sociedad. Necesitan una respuesta parlamentaria rápida, que nos dé más posibilidades de darle más herramientas al Poder Ejecutivo y a la Justicia
La calidad de empleo es una prioridad y hemos sido más exitosos que otros gobiernos de derecha antes y también que gobiernos de izquierda de la región. Pero eso no tiene que significar una cuestión de mirarte el ombligo y no saber o darse cuenta que hay una cantidad de cosas que quedan por hacer, derechos por ejercer.
Hay gente que la sigue pasando mal, hay gente que está excluí* da, hay gente de mediana edad que tiene "dolores" a la hora de poder reinsertarse laboralmente y hay aspectos estructurales que nos quedan por laudar. Además hay que tener claro que no es lo mismo gobierno que poder.
El FA llegó al gobierno, sin embargo en el poder recién estamos conversando. El poder real no lo tenemos por lo que no se debe confundir... para poder tener mejores posibilidades de resolver este tema que por cierto es muy complejo. Hoy está en el Senado un Proyecto de ley que debería pasar con relativa celeridad a Diputados para ser tratado y sacar una buena ley. Pero además, más allá de la Rendición de Cuentas que es un tema muy importante por cierto para el país, aspiro a que en materia cultural tengamos una buena Ley de Derecho de autor, con participación directa de la FEUU, Agadu, Cámara del Libro y todos los actores culturales, las leyes sobre la Caja Militar, la Universidad de la Educación. Creo que en la agenda parlamentaria además debería ponerse mucho más prioridad en derechos sociales y oportunidades para la gente.

CUARTO GOBIERNO. "TENEMOS MUCHAS POSIBILIDADES DE LOGRARLO"
"Tenemos que militar a fondo"
-En esa idea de promover y preparar al FA para un nuevo gobierno, desde una mirada interna ¿Cuánto hay de convencimiento de que se puede alcanzar el objetivo?
-Creo que tenemos muchas posibilidades de lograrlo pero tenemos que militar a fondo. Hay compañeros que creen que su militancia es ocupar cargos de gobierno, pero con eso no alcanza.
Tenemos que trabajar para fortalecer al partido político Frente Amplio, para renovarlo en unidad y que esto sea una tarea prioritaria. Hay muchos que trabajaron mucho pero no toman hoy como algo privilegiado hacer política desde la izquierda. Es un debe fuerte que
tenemos y debemos fortalecerlo. Entonces cuando nos reclaman que vayamos a las bases, estas no solo son las estructuras orgánicas del Frente, sino que son los miles de ciudadanos que reclaman de nosotros una mayor síntoma, en cuanto a sus prioridades y a las de nosotros precisamente.
-Ustedes desde la parte política, desde el Parlamento, ¿no sienten como una suerte de desencanto de la gente para con el Frente Amplio, con el gobierno?
-Sí claro, sé que hay gente que es frenteamplista y no deja de serlo pero que ha tenido un desencanto con algunas acciones que ha tomado el gobierno o la fuerza política. Por eso tenemos que hacer una autocrítica.
Tenemos que asumir como una cuestión muy prioritaria, el volver a enamorar a la militancia. Pero para ello debemos ser creativos y damos cuenta que las viejas fórmulas nos llevan a un fracaso, que debemos reaventarnos.
Y el reinventamos pasa en trabajar sobre la realidad, embarrarse los pies, estar dispuesto a los mano a mano, a escuchar y a utilizar otras metodologías, que son las que tienen más habituales hoy los uruguayos que son las redes sociales. Y darse cuenta que este es un instrumento no sustitutivo pero si muy importante a la hora de comunicamos con la población.

"Esperemos tener la mejor Rendición de Cuentas porque el país lo requiere y que en ella podamos tener las líneas centrales del Programa del Frente Amplio".

LO QUE QUEDA POR HACER
"Si sos de izquierda nunca tenés que sentirte conforme"

-A su juicio ¿qué es lo que a nivel de gobierno, todavía queda pendiente y que no se ha podido abordar como se pretendía, aun cuando se ha hecho el esfuerzo?
-La cuestión básica es que si sos de izquierda nunca tenés que sentirte conforme con lo que alcanzaste. Quedarse quieto es retroceder y además hay que tener claro que la gente tiene derecho a una mejor calidad de vida. Creo que tenemos que seguir mejorando en los servicios públicos y en políticas sociales, que la gente se empodere más de ellas.
Del funcionamiento del sistema de salud, de la seguridad pública y de la educación todavía tenemos que esperar muchos más, porque no solo tenemos que esperar de más recursos -que lo es-, sino con una mejor gestión que nosotros podemos mejorar la calidad de vida de los uruguayos.

Por Francisco Connio

Accedé también en nuestro Facebook (en este portal) al video de la entrevista de José Carlos Mahía con Montevideo Portal

Rate this item
(0 votes)