Usted está aquí:Entrevistas y Columnas/LA CRIMINALIDAD Y SUS CONTEXTOS Nuestra inseguridad y nuestra delincuencia

Mahía y posibles candidaturas del FA: Hay un “manoseo de nombres” que “enreda y confunde”

No hay pronunciamiento de ningún sector del FA sobre una situación, propia o ajena, sobre candidaturas. No hay pronunciamiento de ningún sector del FA sobre una situación, propia o ajena, sobre candidaturas.

El diputado de Asamblea Uruguay habló sobre la postura que está tomando su sector en el ambiente pre-electoral en el que está entrando el país tras la eliminación de la selección nacional del Mundial de Rusia.
EMILIANO COTELO (EC) —En medio del Mundial de fútbol, la discusión sobre las candidaturas del Frente Amplio (FA) empezó a tomar temperatura con dos reuniones entre José Mujica y Danilo Astori, el lunes 25 de junio y el jueves 6 de julio.
En el segundo encuentro el expresidente fue claro: más allá de su opinión, a esta altura es indudable que el MPP (Movimiento de Participación Popular) no apoyará al ministro de Economía como precandidato a la Presidencia. Mujica le dijo a Astori que, desde su punto de vista, es necesario buscar un postulante independiente de los sectores para que congregue el apoyo más amplio, e incluso mencionó varios nombres posibles.
Sin embargo, ese mismo día, en la tarde, en un intercambio con su agrupación, se aceptó seguir pensando en la posibilidad de que él mismo compita por la candidatura del FA, como quieren sus dirigentes más cercanos.
¿Qué dice el astorismo después de estas novedades?
Vamos a conversarlo con el diputado José Carlos Mahía, uno de los principales dirigentes de Asamblea Uruguay (AU).
El viernes, cuando fueron trascendiendo los resultados de las reuniones del jueves, usted habló con varios medios de prensa y se mostró molesto con el MPP. ¿Por qué?
JOSÉ CARLOS MAHÍA (JCM) —En realidad con la situación política planteada. Porque creo que no le hace bien al FA que se haga un manejo público en los términos en que se está haciendo de los posibles candidatos o candidatas a la Presidencia de la República.
EC —¿Cuál es el problema de ese manejo?
JCM —Creo que enreda y confunde, y al mismo tiempo no es bueno en sí mismo lo que entiendo como un manoseo de nombres, de subir y bajar gente y tener estrategias que son simultáneas y contradictorias en algunos casos. Si bien uno entiende que cada uno de esos nombres tiene trayectoria, peso político y volumen para poder aspirar a ser candidato por el Frente, entiendo personalmente que darle un orden a este tratamiento mejora las posibilidades del Frente, es más respetuoso de cada uno de los compañeros, protege los capitales políticos que tiene el FA. En ese sentido entiendo que cuando hay una reunión que es privada, podrá parecer antiguo, pero considero que los códigos de mantenerla en reserva son importantes. Además no creo que sea conveniente, no solo para las personas, sino para el FA como partido, el hecho de que eso se transforme en un hecho político en sí mismo.
EC —¿Alude a las distintas declaraciones que el propio senador Mujica hizo en esos días, después de la primera reunión, antes de la segunda incluso? Por ejemplo, a la entrevista que hicimos aquí en En Perspectiva fue el jueves de mañana, un rato antes de la segunda reunión, la que tuvo lugar en el Ministerio de Economía con Astori.
JCM —Por lo que supe, los contenidos no distaron demasiado de los de la entrevista con usted.
EC —Usted dice que Mujica dijo acá al aire lo que después le iba a comunicar a Astori, lo que Astori todavía no sabía.
JCM —No sé si lo dijo porque no estuve en la reunión y no voy a practicar aquello que considero que está mal. Cuando usted hacía recién la presentación y decía que el Pepe Mujica le había dicho a Danilo que tenía su apoyo pero no el de su sector, que promovía candidatos independientes, que a su vez su sector habilita candidaturas propias y le dice que reconsidere su posición y que sea él el candidato, toda esa situación en primer lugar creo que genera una confusión y un estado de desorden en la discusión que no son buenos. Y en segundo lugar demuestra que no hay un sector político hoy en el Frente que haya definido presentar una candidatura. Por lo tanto esto está mucho más en el debate general que en otra cosa.
EC —¿Entiende que Mujica actuó con deslealtad, por ejemplo?
JCM —No, no voy a poner adjetivos a un compañero que valoro mucho, respeto mucho, y sobre todo eso, no quiero poner ningún tipo de adjetivo en ese sentido. Sí digo que ese tratamiento es inconveniente y que no comparto esa forma de llevarlo adelante. Y agrego: el FA tiene para los primeros días de setiembre seguramente un Plenario Nacional que va a habilitar el proceso de discusión programática de cara a su programa 2020-2025. El 1.º y el 2 de diciembre seguramente será el congreso que establezca qué candidatos estarán habilitados para ser considerados en las internas del año que viene. Entonces la conducción ordenada, prolija, de todos estos asuntos para nosotros es muy importante. Y además que la definición de las propuestas electorales tenga como norte las políticas públicas, continuar las que llevamos adelante, mejorarlas y profundizarlas. Pero además, que en un escenario que se prevé competitivo, quizás más que en otras oportunidades, en 2019 el FA tenga la mejor propuesta electoral, que va a tener exclusiva definición según lo que diga la gente y no según una cuestión de subo y bajo nombres anterior.
EC —Lo cierto es que la iniciativa fue de Astori. Quien jugó, quien pidió la primera reunión con Mujica fue Astori, que quería saber si podía contar con el apoyo de Mujica y del MPP para su proyecto. ¿No fue un paso un tanto ingenuo de Astori?
JCM —Creo que fue un paso confiado en el sentido de que ese tipo de reuniones deberían tener las características que señalé, es decir, privacidad, reserva, en esos términos lo interpreto yo. Era absolutamente necesario que dos hombres del peso político que tienen en la vida nacional y en el FA se reunieran, era imprescindible, era insoslayable, por lo tanto tenían que reunirse.
EC —¿Y no se podía calcular lo que iba a ocurrir después?
JCM —Usted me pide que analice con el diario del lunes cómo se pateó el penal. Qué quiere que le diga… Creo que la reunión había que hacerla y además antes hubo varios pronunciamientos del propio Mujica sobre la candidatura de Astori. Por lo tanto es buena cosa tener que […].
EC —Sí, pero una cosa es Mujica y otra es su grupo. Esa diferencia de criterios ha ocurrido tantas veces…
JCM —Sí, está todo bien, pero me parece que uno tiene que darles contenido a las formas y viceversa. Ese es el camino que hacemos en política y ese es nuestro punto de vista. Yo respeto todos los demás, incluso personalmente, insisto, y lo hago en estos términos, porque aún no hemos conversado ni en la dirección de AU ni con los compañeros del Frente Líber Seregni (FLS) en forma colectiva. Pero personalmente no me sorprende el desenlace de estas dos reuniones.
EC —¿No lo sorprende?
JCM —No, no me sorprende por conocer o creer conocer a los personajes y las características de su movimiento.
EC —Usted anticipaba que Astori iba a terminar teniendo esta respuesta.
JCM —No, no anticipaba, si me pregunta hoy, creo que era un escenario altamente posible, pero también entiendo que esa reunión era insoslayable.
EC —Lo cierto es que se produjo en gran desgaste. Pero volvamos al origen de todo esto: Astori recurrió a Mujica para tantear si él y el MPP estaban dispuestos a acompañar su postulación como precandidato en la interna. Quedó claro que no lo van a apoyar. Entonces, ¿cómo sale Astori de esta coyuntura? ¿No quedó fuera de juego?
JCM —No. Primero, insisto, no hay pronunciamiento de ningún sector sobre una situación, propia o ajena, sobre candidaturas. Segundo, siento que esto todavía está muy verde en el propio FA y muy mediatizado. Por lo tanto no descarto ningún escenario.
EC —Permítame entender esto en los términos siguientes. Por un lado está el intendente de Montevideo, Daniel Martínez; no ha habido una proclamación formal, pero está claro, es evidente, va a competir, y es altamente probable que tenga el apoyo de su propio partido, el Partido Socialista. Por otro lado está esta estrategia que impulsa Mujica de buscar un nombre que sea independiente y que pueda contar con el apoyo del MPP y otros grupos del FA. ¿Quién respaldaría la precandidatura de Astori?
JCM —Agregue que el propio MPP está pidiéndole a Mujica que reconsidere su candidatura.
EC —Está bien, me faltaba esa pieza en el tablero.
JCM —Y está el nombre de la compañera Carolina Cosse, y hay otros más. Entonces me parece que tenemos que seguir analizando el panorama político, no descartar ningún escenario. Le adelanto que en estos días vamos a conversar con otros actores y otros sectores de la izquierda uruguaya, por lo menos desde nuestro punto de vista, para encauzar una discusión que llevada en los términos en que está siendo llevada públicamente hoy no le hace bien a la izquierda, a sus posibilidades electorales.
EC —Estamos ante un estallido de la lista de nombres.
JCM —No todos estamos en la misma situación. Creo que eso no está bien y la razón por la cual públicamente el viernes reformulé una serie de declaraciones no fue defender solo las posibilidades electorales de Danilo Astori, sino las posibilidades electorales del FA y de cada uno de los candidatos que hoy se están manejando.
EC —Pero, por ejemplo, ¿usted va a hacer, como vicepresidente del FA que es, algún planteo en la orgánica del FA?
JCM —No, por ahora no lo voy a hacer.
EC —¿Va a hacer algún planteo sobre cómo debe tramitarse todo esto? ¿Lo deja en estas declaraciones públicas, nada más?
JCM —No me haga adelantar capítulos por radio…
EC —Hay otros dirigentes que lo hacen.
JCM —Sí, pero no es mi caso. Hoy voy a conversar con mis compañeros del Consejo Político Nacional de AU, esta semana hablaremos con compañeros del FLS y a partir de ello vamos a definir los pasos a dar.
EC —Intuyo que va a haber algún planteo en la dirección del FA.
JCM —No le puedo adelantar eso. Va a haber un análisis profundo de la situación política electoral de la izquierda de cara a 2019, y además –insisto con este concepto, que no lo veo en el debate público– de los aspectos programáticos.
EC —Sí, de programas en toda esta danza de nombres hasta ahora no se habla.
JCM —Por eso. En nuestro caso ese es un aspecto central.
EC —Curioso, ¿no? Tantas veces la izquierda les ha criticado a los partidos tradicionales que todo es una negociación por cargos, quién va segundo, quién va tercero en la lista, quién va de vice, etcétera. El Frente está en la misma.
JCM —Algunos de nosotros o de este lado de la izquierda, como quiera llamarle, seguimos creyendo que los acuerdos programáticos, el sentido del programa, la necesidad de actualizarlo, de interpelarnos a nosotros mismos habiendo tenido tres períodos de gobierno es un asunto cardinal. Y la expresión de las propuestas electorales –insisto– tiene que ver con la decisión de la gente; nuestra estructura, que yo defiendo, pese a lo poderosa que es y lo fuerte que hace al FA, no sustituye la decisión del frenteamplista soberano, del ciudadano soberano.
EC —¿Usted no descarta la precandidatura de Astori?
JCM —Claro, esa es la situación.
EC —Se lo ve quedando solo: el MPP no lo apoya, los socialistas van a apoyar a Martínez si decide ser candidato…
JCM —Sí, claro. El asunto es sencillo. Primero, no tenemos que precipitar ningún tipo de situación. Segundo, insisto en algo que en el FA sigue siendo muy importante y es bueno que lo siga siendo: no hay definición orgánica de ningún sector sobre ninguna candidatura. Y hay sectores que manejan una buena cantidad de candidaturas, no es uno solo.
EC —Agrego una complicación más: el FLS, nucleado en torno a Astori, está dividido en esa materia.
JCM —Nosotros como FLS tampoco hemos resuelto en la materia.
EC —Pero hay sectores del FLS que dicen Astori precandidato no. Por ejemplo, el diputado Óscar de los Santos, exintendente de Maldonado.
JCM —Sí, lo he escuchado al Flaco, con quien tenemos una excelente relación. Pero insisto, no hay definiciones orgánicas de los sectores en ningún sentido. Por lo tanto me parece que es de sentido común y de actuar con profundo sentido frenteamplista trabajar con mucho respeto el tema de las candidaturas, más hacia dentro, más mirando hacia nosotros y protegiendo a cada uno de los compañeros y compañeras que hoy podrían ser candidatos por el FA.
EC —¿Y las encuestas? Usted dice que no hay pronunciamientos formales de los sectores. ¿Y cómo entran en este análisis, en este debate las encuestas? Ayer se dio a conocer una que patea el tablero, la que realizó Radar entre personas que dicen que van a votar al FA en las internas. Se impone Daniel Martínez con comodidad, 42 %. Pero incluso Daniel Martínez se ubica primero entre quienes votaron al MPP en el año 2014. Veamos los números: Daniel Martínez 42 %, Yamandú Orsi 16 %, José Mujica 14 %, Carolina Cosse también 14 %, Mario Bergara 5 %, Danilo Astori 5 %, voto en blanco o no sabe a quién votaría 5 %. ¿Qué dice?
JCM —Respeto el trabajo de las empresas encuestadoras, son insumos importantes, uno no ignora y no debe ignorar los estudios de opinión que existen, distintos, en materia de opinión pública, en materia electoral, pero las decisiones son de los partidos y de los actores políticos.
EC —Sí, pero también es cierto que los partidos, los sectores, los dirigentes deberían sintonizar con lo que la gente quiere o siente.
JCM —Claro, ese es el arte, esa es la clave.
EC —La encuesta da otro dato impactante: entre quienes dicen que votarán al FA en las internas solo 26 % respondieron que Mujica debería ser candidato; 61 % dijeron que no. Y a propósito de Astori podría decirse que los números son parecidos, o peores: solo 21 % respondieron que debería ser candidato y un 66 % contestaron que no debería serlo. Alain Mizrahi, el director de Radar, dice “acá hay un claro reclamo de renovación”.
JCM —Primero, tener empatía con la gente, escuchar lo que dice la gente y en particular en nuestro caso los frenteamplistas en materia electoral es la clave. No errarle en eso, tomar las encuestas y sus mediciones como insumos es parte de nuestro trabajo, pero la decisión es política. Que sea política no significa que contradiga mediciones ni que coincida con ellas, sino tomar los criterios que uno entiende mejores. Para ello, entiendo personalmente que la propuesta electoral del FA va a ser determinada por la gente, pero tendría que tener una combinación de factores: la experiencia, la renovación, la fórmula de género. Esos son criterios. Después quien decide es la gente. Entonces creo que en esta etapa debemos ayudar a conducir el trabajo sobre los criterios por los cuales vamos a llevar adelante el camino y la conducción del proceso de discusión en el FA y dejar en manos de la gente la dilucidación de las candidaturas. Ese es un camino que me parece importante.
Uno cuando está en la actividad política no puede ignorar las intervenciones públicas que se hacen y los dimes y diretes, son parte del análisis que uno hace. No voy a pretender que se trabaje en forma aséptica ni que nos hagamos las carmelitas descalzas cuando estamos hablando de candidaturas. Yo conozco las reglas de juego, no quiero tener candidez en mis afirmaciones. Pero también creo que hay formas de conducir la discusión y que lo más importante como partido político es hacer que el FA llegue en las mejores condiciones a la elección para ganar un cuarto gobierno. Y la mejor manera de hacerlo es teniendo una discusión ordenada de estos temas.
EC —Voy a la pregunta quizás fundamental a propósito del astorismo y del FLS, incluso de AU: Astori ya lo ha intentado otras veces, ya ha competido en la elección interna, y ha perdido; perdió con Vázquez, perdió con Mujica. ¿Por qué esta vez triunfaría en la interna? ¿No es evidente que dentro del propio FA –dejando de lado incluso toda la discusión a propósito de la edad, que es un tema importante si el FA no se perjudica llevando como candidato presidencial a alguien de la edad que va a tener Astori en las próximas elecciones, no es evidente, y la experiencia acumulada demuestra– hay varios sectores, incluso muchísimos frenteamplistas, que por el papel que le ha tocado jugar a Astori en los temas económicos, por las posturas que ha llevado de lo que algunos llaman renovación en la izquierda, lo resisten, entienden que no es capaz de liderar al FA, de lograr que este se alinee detrás de él?
JCM —Como usted reservó esta pregunta para el final y la hizo un poquito larga, le voy a pedir un par de minutos para contestarla.
EC —Es un punto central: ¿por qué intentarlo de nuevo cuando está claro, por los antecedentes, que Astori, que tiene una cantidad de virtudes, al mismo tiempo dentro del FA genera muchas resistencias?
JCM —Voy a contestar concreto. En primer lugar, no está definida la candidatura por él mismo ni por nosotros, por lo tanto no tenemos definido que haya presentación o no. Es una hipótesis de trabajo que hoy no está resuelta.
Segundo, cuando uno tiene que presentar una candidatura tiene que tener un porqué, y el porqué tiene que ver con las ideas que promueve y con si esa candidatura es funcional a los objetivos nacionales y del partido. Esos son los insumos fundamentales. Creo además que Danilo podrá o no ser candidato a la Presidencia por el FA, eso es una cuestión que tendremos que analizar, pero no podemos dejar de reivindicar el aporte que ha sido para la izquierda, para todos los gobiernos y lo clave que son él, el propio Mujica y otros candidatos –pero me quiero referir particularmente a ellos– para un muy buen desempeño electoral y para lograr una mayor consistencia política en el propio FA. Entonces la administración de los potenciales políticos electorales que tiene el FA es la clave de la victoria de la izquierda.
En ese sentido seguimos defendiendo la necesidad de renovación en unidad de la izquierda, creemos que el tema de la renovación es algo que es permanente y que hoy nos interpela con nuevos temas, con la nueva agenda internacional, nacional, regional uruguaya, y para eso sigue siendo necesario el protagonismo de líderes como Danilo y espacios políticos como el FLS y como AU. Entonces vamos a defender esos puntos de vista, vamos a defender ese encare desde la izquierda, porque creemos que es la mejor manera de defender la esencia frenteamplista, la que viene del general Seregni. En eso no nos vamos a mover y creo que en eso les va la vida al proyecto FA y a este espacio político que nació para transformar la izquierda en unidad. Ese es el norte.
Después las decisiones políticas electorales, las tácticas, van en función de las estrategias y nuestra estrategia fundamental tiene que ver con los objetivos que acabo de señalar. Por eso el astorismo desde su fundación en el 94, con AU o en posteriores presentaciones con el FLS, fue en el 94 la primera fuerza de izquierda y en todas las demás elecciones la segunda, con un protagonismo importante. ¿Eso quiere decir que hacia el futuro seguirá siendo así? No sé. Yo veo que dentro del FA hay una enorme masa de frenteamplistas, que cada vez es mayor, que no tienen definido sector ni liderazgo. Por lo tanto tenemos que asumir que ese es un espacio a consolidar y a trabajar para el crecimiento de la propia izquierda.

Valora este artículo
(1 Voto)