Usted está aquí:Noticias/Asamblea Uruguay

¡Bajen el costo del Estado!, pero cuidadito con tocar mi caja y el bolsillo de mis amigos…

Artículo de Pablo Urreta (Asamblea Uruguay/Frente Amplio - San José) Artículo de Pablo Urreta (Asamblea Uruguay/Frente Amplio - San José)

POR PABLO URRETA


Hace unos días el parlamento aprobó la rebaja de la Contribución Inmobiliaria Rural (CIR), una de las medidas adoptadas por el gobierno para aliviar la situación de los productores rurales que atraviesan dificultades.
La ley aprobada implica mantener la exoneración del tributo para aquellos productores que explotan predios menores de 50 hás, rebajar un 18% la CIR a las explotaciones que no superen las 1000 hás-índice Coneat 100, y beneficiar con un descuento adicional de 10% a aquellos productores que cumpliendo la condición anterior tributen el Impuesto a la Enajenación de Bienes Agropecuarios (IMEBA). Dicho de otra manera, todos los productores que exploten superficies inferiores a 1000 hás y tributen por IMEBA recibirán una rebaja de 28% en el pago de la CIR, este año y el que viene.
Los intendentes blancos, que fueron quienes solicitaron al Poder Ejecutivo, a través del Congreso de Intendentes (donde son mayoría), eliminar la rebaja del 18% de la CIR que existía desde el gobierno de Jorge Batlle, y que además se comprometieron con los autoconvocados a trabajar para volver a implantarla, no sólo no lo hicieron sino que cuando el gobierno nacional tomó esa decisión, saltaron enojados.
Son los mismos que repiten hasta el cansancio “bajen el costo del Estado”, pero cuando el Frente Amplio (FA) propone en el parlamento topear los altos sueldos de las intendencias, sus legisladores no acompañan; o cuando se implanta una medida que va en esa línea, como en este caso, y que naturalmente les roza la caja departamental, se enojan y piden compensaciones argumentando el “terrible” impacto de la medida tomada en la recaudación de las intendencias.
Dicho lo anterior y más allá de los discursos, veamos en base a datos oficiales de 2017 cuál es el impacto real en la recaudación de las intendencias, cuánto representa esa renuncia fiscal en las transferencias que realiza el gobierno nacional a cada comuna y cuántos son los beneficiarios de esta medida.
 
Cuadro 1 - Matriz de explotaciones agropecuarias Total País

Cuadro 1 Urreta

De acuerdo al último censo agropecuario, en el país existen unas 45.000 explotaciones agropecuarias, de las cuales el 43% se realizan en superficies inferiores a 50 hás concentrando el 2% de la superficie productiva del país y que ya están exoneradas del pago de la CIR; luego hay un 48% de productores que trabajan en predios de entre 50 y 999 hás que significan el 37% de la superficie productiva del país, mientras que el 9% de los productores explotan el 61% de la superficie. Es decir que solamente el 9% no se beneficia con la rebaja.

Por tanto, y sin considerar la potencialidad productiva de los suelos, podemos decir que los productores beneficiados por la rebaja de la CIR son 21.632, casi la mitad de los existentes en el país o, como anunció el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), el 84% de los que pagan el tributo.

Cuadro 2 - Impacto máximo de la rebaja de CIR por departamento

Cuadro 2 Urreta
Para avanzar en el análisis y estimar el impacto fiscal que genera esta medida en cada departamento, debemos incorporar los datos de recaudación disponibles y hacer algunas hipótesis. Para ello utilizamos la información publicada en la web de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) sobre las rendiciones de cuentas (RRCC) 2016 de las intendencias y las transferencias realizadas en 2017 por el gobierno nacional. En el plano de la hipótesis para hacer los cálculos a valores de 2017, actualizamos por Índice de Precios al Consumo (IPC) los ingresos totales de las intendencias y la recaudación por concepto de este impuesto, y al no contar con información al respecto asumimos que todos los productores que trabajan en predios cuya superficie oscila entre 50 y 999 hás tributan IMEBA, y por tanto en 2018 recibirán un descuento de 28% en el pago del tributo. Esto nos permite estimar el máximo impacto fiscal de la medida.
Como se aprecia en el cuadro 2, en términos generales la medida beneficia a casi la mitad de los productores del país (84% de los que pagan CIR) y el impacto fiscal a valores de 2017 es de 290 millones de pesos en el año para el conjunto de los gobiernos departamentales, lo que significa 0,5% de los ingresos totales de las intendencias y casi 50 veces menos que las transferencias realizadas por el gobierno nacional ese año.
Cuando observamos la información por departamento vemos que hay 11 de ellos donde el impacto fiscal es inferior al 1% de los ingresos totales y hay 8 intendencias donde el impacto en los ingresos totales está entre el 1% y el 2%, siendo Florida, San José y Lavalleja los más afectados, pero donde el beneficio alcanza al 86%, 94% y 90% de los productores que pagan CIR en cada uno de ellos.
Justamente los intendentes de Florida y San José fueron los que más se quejaron de la medida y salieron a pedir que se les compensara esa baja en la recaudación que según ellos es “enorme”, pero los números, que son los únicos que no mienten, dicen que el impacto es bastante bajo en todos los casos.
Por eso lo del principio, se muestran muy compresivos y solidarios ante cámaras y micrófonos pero en los hechos, cuando deben resignar una partecita de la recaudación, les molesta colaborar con la gente y con un gobierno nacional que ha cumplido sistemáticamente los compromisos asumidos, incrementado las partidas transferidas a las intendencias como nunca y en fecha.

Valora este artículo
(1 Voto)