Usted está aquí:Discursos y Documentos/Astori en aniversario de AU: "El dolor más grande que puede sufrir un ser de izquierda es ser lastimado en su honestidad”

LAS DEUDAS CON LAS MUJERES. La agenda 2030: avanzando en igualdad

La Agenda 2030 sitúa a las personas en el centro del proceso de desarrollo. La Agenda 2030 sitúa a las personas en el centro del proceso de desarrollo.

POR BERTHA SANSEVERINO


Los 17 objetivos de desarrollo sostenible:
En setiembre de 2015, durante la Cumbre de las Naciones Unidas en Nueva York, líderes de 193 países aprobaron la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que incluye 17 objetivos de desarrollo sostenible (los ODS) y 169 metas que buscan erradicar la pobreza, luchar contra el hambre y el cambio climático, combatir las desigualdades, promover el desarrollo sostenible, asegurar la prosperidad de todas las personas, entre otros.
Dentro de estos 17 objetivos encontramos el ODS 5 "lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas", que incluye una gran variedad de metas asociadas, como poner fin a todas las formas de discriminación y eliminar toda forma de violencia contra mujeres y niñas, velar por la participación plena de las mujeres en todos los ámbitos, asegurar el acceso a recursos económicos en condiciones de igualdad, entre otras.
En la misma resolución por la que se aprueba la Agenda 2030 se declara que "la consecución de la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres y las niñas contribuirá decisivamente al progreso respecto de todos los objetivos y metas. No es posible realizar todo el potencial humano y alcanzar el desarrollo sostenible si se sigue negando a la mitad de la humanidad el pleno disfrute de sus derechos humanos y sus oportunidades. Las mujeres y las niñas deben tener igual acceso a una educación de calidad, a los recursos económicos y a la participación política, así como deben tener las mismas oportunidades que los hombres y los niños en el empleo, el liderazgo y la adopción de decisiones a todos los niveles".
Poner fin a la pobreza en todas sus formas y en todas partes para el año 2030 (ODS 1)
Trabajaremos para lograr un aumento significativo de las inversiones destinadas a paliar la disparidad entre los géneros y fortalecer el apoyo a las instituciones en relación con la igualdad y el empoderamiento de las mujeres en el plano mundial, regional y nacional. Se eliminarán todas las formas de discriminación y violencia contra las mujeres y las niñas, incluso mediante la participación de los hombres y los niños. La incorporación sistemática de una perspectiva de género en la implementación de la Agenda es crucial".
Algunos ejemplos sirven para ilustrar la condición de desigualdad y cómo su resolución decidida será lo que permitirá avanzar en igualdad:
Cuando las niñas asisten a la escuela secundaria (ODS 4) las probabilidades de que se casen siendo menores son hasta 6 veces inferiores.
Mayores tasas de alfabetización entre las adolescentes están asociadas con menores índices de embarazo adolescente y mejor salud (ODS 3).
Agricultores familiares y especialmente mujeres rurales: reducir las brechas de pobreza y desigualdad:
Alrededor de 500 millones de los 570 millones de explotaciones agrícolas mundiales están a cargo de familias. Ellas son las principales cuidadoras de nuestros recursos naturales. Como sector, suponen el mayor empleador del mundo, suministran más del 80% de los alimentos del mundo en términos de valor. Son a menudo los principales productores de alimentos frescos y prosperan con la producción lechera, de aves de corral y ganado porcino.
Muchos agricultores familiares, especialmente los productores de subsistencia, son parte del 70% de la población mundial de las zonas rurales que padecen inseguridad alimentaria.
Reducir la brecha de género en la agricultura tiene un impacto profundo en las familias y en la productividad en el mundo en desarrollo. En África subsahariana las mujeres representan casi la mitad de la mano de obra agrícola, sin embargo, normalmente trabajan parcelas de tierra más pequeñas y menos productivas que los hombres y a menudo carecen de acceso a las mejores semillas, fertilizantes, crédito y oportunidades de capacitación. A nivel mundial, las mujeres representan solo el 13% del total de las personas propietarias de terrenos agrícolas.
Agenda para el avance de los derechos.
El Atlas de las Mujeres Rurales de América Latina y el Caribe de la FAO recomienda avanzar en políticas nacionales de lucha contra la pobreza femenina, consolidando las transferencias de ingresos e implementando acciones intersectoriales de apoyo a las mujeres víctimas de la violencia. También destaca la necesidad de mejorar su acceso a la tierra y al agua mediante instrumentos como las Directrices Voluntarias para la Gobernanza Responsable de la Tierra, y mejorar la oferta de servicios financieros y apoyos a la producción con enfoque de género.
LA CONTRIBUCIÓN PARLAMENTARIA: LA REFORMA DE LAS POLÍTICAS
La Agenda 2030 sitúa a las personas en el centro del proceso de desarrollo. Pide a los gobiernos, los parlamentos y otras partes interesadas que diseñen y elaboren leyes y programas que satisfagan las necesidades de las personas, acaben con las políticas compartimentadas, defiendan los derechos humanos y no dejen a nadie de lado.
"Para asegurar una buena implementación de los ODS, los parlamentos deberán desarrollar su capacidad política para hacer avanzar este programa de trabajo, movilizar al conjunto del electorado, así como crear las condiciones propicias para la apertura de una nueva era de consenso político. Como la institución política más representativa del pueblo, el Parlamento deberá asegurar que este último se sienta directamente concernido por los ODS".
La implementación de los ODS es voluntaria para los países, por lo tanto, requiere de una voluntad política fuerte y de un sistema político que esté dispuesto a llevar adelante una serie de reformas progresivas.
El rol de las y los parlamentarios en este proceso de reformas es fundamental, ya sea por su carácter de representantes del pueblo y vehículo de sus demandas y necesidades, ya sea como interlocutor con el Poder Ejecutivo, o como contralor de la implementación de planes y programas de este.
"Todos los parlamentos tienen un rol central que jugar para asegurar que los ODS sean implementados en su país teniendo en cuenta su situación nacional y sus prioridades de políticas. Las soluciones para hacer esto son numerosas. Cada uno deberá movilizar diversos procedimientos y capacidades, en proporciones variables. Los Estados Miembros de la ONU deben tomar conciencia del rol fundamental que le incumbe al Parlamento en la realización de los ODS. Es así indispensable que los propios ODS conciban al Parlamento como parte de un objetivo independiente de gobernanza. Toda participación en el fortalecimiento de la capacidad del Parlamento para cumplir esta función facilitará más la realización futura de todos los ODS".
(*) Diputada de Asamblea Uruguay 2121 - FLS – FA;| @bsanseverino

Valora este artículo
(2 votos)