Usted está aquí:Entrevistas y Columnas/Juguemos a si tu fueras

El 25 de octubre se celebra en Uruguay el 8º Foro Parlamentario contra el hambre y por el derecho a la alimentación

Diputada Berta Sanseverino, presidente de la Comisión Especial de la Asamblea General por el Derecho a la Alimentación. Diputada Berta Sanseverino, presidente de la Comisión Especial de la Asamblea General por el Derecho a la Alimentación. Crónicas

POR BERTA SANSEVERINO (*)


DECLARADO DE INTERÉS NACIONAL POR PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA.
Publicado en Crónicas
La visión transformadora de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible -aprobada en setiembre de 2015 por 193 jefes de Estado- insta a todos los países y partes interesadas a trabajar conjuntamente con el objetivo de erradicar el hambre y prevenir cualquier forma de malnutrición para el año 2030. Allí se firman los 17 objetivos de desarrollo sostenible.
ANTECEDENTES 2015
América Latina fue la primera región en alcanzar la meta de reducción de hambre a la mitad: en 1990-1992, el 14,7% de la población estaba subalimentada, mientras que para 2014-2016 este valor cayó al 5,5%. Estamos hablando de unos 68 millones de personas que sufrían hambre, contra 34 millones hacia 2015.
Este importante avance se logró por varios factores: los mejores resultados económicos y la orientación de mayor gasto público social, así como políticas focalizadas orientadas a la población más vulnerable. El compromiso político fue fundamental para este importante avance, lo que nos permite avizorar que sosteniendo estos esfuerzos podemos continuar reduciendo el hambre en la región con gran éxito.
2017: informe FAO – Una alarma mundial silenciosa: crece el hambre
Después de registrar un descenso prolongado, las estimaciones más recientes indican que el número de personas subalimentadas en el mundo aumentó hasta los 815 millones.
En 2016, en comparación con los 777 millones de 2015, la cifra sigue siendo inferior a los 900 millones de personas subalimentadas registradas en el año 2000.
La acumulación de factores negativos:
Conflictos
Durante el último decenio, los conflictos han aumentado de forma alarmante y se han vuelto más complejos y difíciles de solucionar. Algunos de los porcentajes más elevados de niños que padecen inseguridad alimentaria y malnutrición están en países afectados por conflictos de sus instituciones.
En la actualidad hay 4 grandes crisis alimentarias: Somalia, Sudán del Sur, Yemen y la región africana: Niger, Nigeria, Chad y Camerún.
La inmensa mayoría de las personas que padecen inseguridad alimentaria y malnutrición crónicas viven en países afectados por conflictos: se estima que la cifra asciende a 489 millones de los 815 millones de personas subalimentadas y a 122 millones de los 155 millones de niños con retraso del crecimiento.
En los Objetivos de Desarrollo Sostenible se incorporó el Nº16: Paz, justicia e instituciones sólidas. Es la primera vez que una cumbre internacional reconoce la importancia crucial de contar con instituciones eficaces, responsables e inclusivas en el proceso de desarrollo. Aquí importa reafirmar que la gobernanza democrática no solo es un fin en sí mismo, sino también un medio para lograr el desarrollo sostenible, la paz y la justicia. Los parlamentos, al ser importantes instituciones legislativas, representativas y de vigilancia, tienen un interés directo en este objetivo.
En duros contextos donde los Estados son débiles, donde la población civil es víctima de grupos de intereses que controlan las producciones, los alimentos y el agua, el hambre se convierte en una desoladora realidad. Por ello aunque resulte alejado de estas realidades tan crudas, construir sociedades más pacíficas, inclusivas, sigue siendo la gran tarea.
Malnutrición
Una de las causas del aumento del sobrepeso y obesidad se encuentran en los rápidos cambios en el patrón alimentario.
Entre estos cambios, especial preocupación reviste la masificación en la oferta y el consumo de productos ultraprocesados.
Hay datos extraordinariamente alarmantes: en América Latina y el Caribe, entre 2000 y 2013 las ventas de productos ultraprocesados (alimentos y bebidas) registró un aumento del 26,2%. En la práctica, este fenómeno significa que la oferta de alimentos a los que comúnmente accede la población se está haciendo cada vez más homogénea en el plano global: mientras que las frutas, verduras y legumbres han perdido peso en la proporción de la oferta calórica en el mundo.
¿Dónde está la clave para cambiar este modelo que trae consecuencias tan malsanas?
En las políticas públicas con un enfoque multisectorial que incluya la agricultura, el medio ambiente, agua y saneamiento, industria y comercio, educación, salud, trabajo, desarrollo y protección social, entre otros. De esta manera, atender la desnutrición, el sobrepeso y la obesidad, respetando la diversidad de hábitos alimentarios, para todos los grupos en situación de vulnerabilidad.
Ello se logra fortaleciendo políticas y programas de lucha contra la malnutrición, vinculados a la Seguridad Alimentaria y Nutricional, en todo el ciclo de vida de las personas, poniendo énfasis en mujeres en edad fértil, niños/as desnutridos/as (menores de 5 años y en edad escolar) y adultos mayores.
Cambio climático
En reciente informe de FAO se ofrecen los siguientes datos:
-El cambio climático está teniendo un impacto sobre los océanos, mares, lagos y ríos, y sobre los animales y plantas que viven o son cultivados en ellos.
-El cambio climático afectará aproximadamente a los 200 millones de familias en todo el mundo cuyos medios de vida dependen de la pesca y la acuicultura.
-Cada año se pierden unos 13 millones de hectáreas de bosques debido a la deforestación.
¿Qué propuestas?
Una irrigación y un manejo de cuencas más eficientes, variedades de cultivo mejoradas, mejoras en el cultivo de la tierra y el manejo agrícola y ganadero y mediante el desarrollo de variedades de cultivo y forrajes adaptados a las condiciones cambiantes del clima.

25 de octubre: 8º Foro del Frente Parlamentario contra el Hambre de América Latina y el Caribe
El Frente Parlamentario contra el Hambre de América Latina y el Caribe, surgido en 2009 con el apoyo del Parlamento Latinoamericano y Caribeño (Parlatino), en el marco del compromiso intergubernamental Iniciativa América Latina y el Caribe sin Hambre, se constituye como un espacio plural y participativo donde el diálogo y la voluntad política son su motor principal.
Principales objetivos del Foro:
-Analizar y profundizar las causas que han detenido el progreso que mostraba la región en la lucha contra el hambre y la malnutrición (situación macroeconómica, problemas fiscales, agotamiento de las políticas, otros).
-Revisar y acordar prioridades y acciones para que los parlamentos de la región, en conjunto con otros actores (ejecutivo, empresa privada y sociedad) reafirmen su compromiso político: hambre cero e implementen legislación y políticas renovadas para cambiar la tendencia actual.
Alianza Parlamentaria Global
Uno de los hitos a destacar en este Foro de los FPH será el lanzamiento oficial de la Primera Cumbre Parlamentaria Mundial de Malnutrición a realizarse en España en 2018. Para comenzar a preparar este evento, se contará con un panel especial que presentará la hoja de ruta acordada en las Cortes Españolas.
La fortaleza de esta red parlamentaria está legitimada por la presencia de más de 400 legisladores, organizados en 22 Frentes Parlamentarios contra el Hambre (19 de ellos en parlamentos nacionales y 3 en regionales) de distintos contextos y visiones políticas; demuestran que desde una nueva cultura política se pueden transformar realidades.

(*) Diputada de Asamblea Uruguay 2121 – FLS – FA. Presidente de la Comisión Especial de la Asamblea General por el Derecho a la Alimentación.

Valora este artículo
(0 votos)